La obesidad es un problema de salud grave en México, sin embargo, hablamos de palabras aún mayores cuando se trata de quienes se supone, cuidan nuestra integridad: Los policías. Acudir a pedir ayuda con un elemento que tiene sobrepeso no se trata de discriminación ni clasismo. Un policía que tiene kilos de más no podrá correr en caso de una persecución a pie, tardará más tiempo en llegar a su patrulla si necesita hacer lo mismo pero en auto y en general su habilidades se reducirán a la mitad. Es por eso que en la Ciudad de México se buscó incentivar a los policías para que pudieran estar en forma y cumplir como se debe con su trabajo. ¿Cómo? Dándoles dinero a cambio de bajar de peso.

Policía Saludable es el programa implementado por la Secretaría de Seguridad Ciudadana que alentó a los efectivos a cambiar sus hábitos alimenticios y mejorar su condición física. En recompensa, quienes  lo logren tendrán 10 mil pesos extras en el bolsillo. Eso sí, antes de eso, al final del programa se hizo un exhaustivo examen médico y físico a los participantes para saber si de verdad se cumplió el propósito. De no haberlo hecho, se quedarán sin nada extra.

Especial
También te puede interesar:¡¡Sí se puede!! Este hombre logró perder peso sin dejar de comer chatarra

Por ahora, ya existen mil 820 elementos que están inscritos y terminaron el programa, así que de ser comprobado que cumplieron, tendrán el estímulo en sus manos. Afortunadamente la SSC está planeando hacer de esto algo permanente y abrir diferentes temporadas para que más policías puedan hacer mejor su trabajo. Además, se apoyará también de forma psicológica a los elementos para saber con qué nivel de estrés lidian todos los días y serán tomadas en cuenta todas las áreas que existen.

Especial