Vía: Apromeci

Para muchas personas la Medicina Tradicional es sinónimo de herbolaria, limpias, magia negra y blanca o prácticas cargadas de misticismo y oscuridad, sin embargo la verdad es que la medicina tradicional del siglo XXI es un sistema de diagnóstico, técnicas terapéuticas y sobre todo una filosofía que busca la conexión espíritu-cuerpo para sanar cualquier tipo de dolencias, además de que busca dejar de lado el consumo de tantos productos químicos para desintoxicar el cuerpo y corazón.

También te puede interesar: 10 Puntos que Puebla implementará para defender los derechos humanos de su gente

El sistema terapeútico de medicina tradicional moderna abarca las áreas de Nutrición (en donde se le da a las personas todo lo necesarios para el desarrollo obteniéndolo de la naturaleza), Fisioterapia (se dan masajes, quiropraxia, hidroterapia, geoterapia y enflorados para que el cuerpo se sienta bien y el corazón lo refleje), Herbolaria (utilización de tisanas, geles, pomadas, ungüentos, cataplasmas y lavativas), Psico-emocional (sanación del alma y el cuerpo mediante rituales, ofrendas, armonizaciones y entonaciones).

Vía: Apromeci

Uno de los estados que cuenta con las mejores prácticas en materia de medicina tradicional es Puebla ya que sus médicos herbolarios poseen conocimientos de las 7 etnias que habitan en el estado, la Náhuatl, los Zapotecos, Mixtecos, Otomíes, Totonacos, Mazatecos y los Popolocas, mismos que tienen módulos de atención especializada en varios hospitales regionales del estado. 

Por eso, desde hace varios años el gobierno ha venido trabajando en dignificar a las poblaciones indígenas creando espacios de atención como la Subsecretaría Especializada en la Atención a Pueblos Indígenas o el Programa Estatal de Medicina Tradicional, con el que se han creado 15 módulos de atención de este tipo de en los que trabajan 335 terapeutas de los cuales 134 son curanderos, 84 hueseros y 127 parteras que han brindado a toda la población más de 50 mil consultas en lo que va del año. 

También te puede interesar: Así es como Puebla, México decidió apoyar a las personas con discapacidad
Vía: Especial

Estos módulos cuentan con áreas de parto vertical, consultorios de terapeutas tradicionales, áreas a cielo abierto para las curanderas, equipo quiropráctico para hueseros y parteras, laboratorios de plantas medicinales, temazcal, salas de reposo, farmacias y jardines botánicos dónde los herbolarios producen más de 50 plantas medicinales que son utilizadas para crear pomadas, jarabes, cremas, infusiones y ungüentos que ellos mismos ocupan creando un ambiente de autosustentabilidad.

Estas acciones promovidas por el gobierno se han vuelto un referente de cómo se debe y puede proteger la esencia de las comunidades indígenas y de cómo se puede combinar la tecnología y la infraestructura para seguir manteniendo la conexión con nuestro pasado y con lo que nos formó y nos da la esencia de ser mexicanos.

Vía: @TonyGali