Un escritor chino guardó durante años un oscuro secreto que lo ayudó a construir un exitosa carrera literaria, pero cuando este se descubrió, lo hundió de por vida en la cárcel.

Liu Yongbiao, un escritor chino, alcanzó la gloria gracias a sus impactantes novelas policíacas, sin embargo; estas ocultaban un oscuro trasfondo, ¡estaban basadas en los asesinatos que cometió hace 23 años! 

El crimen fue cometido el 29 de noviembre de 1995, cuando Liu Yongbiao y su cómplice Wang Mouming ingresaron a la vivienda de dos abuelos y su nieto para robar y asesinarlos, lo mismo hicieron con un cliente de la casa de huéspedes que poseían los ancianos.

Especial

De acuerdo con Newsweek, el delito fue resuelto hasta hace poco porque en 1995 el hostal de la localidad de Shengshe donde Liu y Wang se hospedaron para llevar a cabo tal atrocidad no contaba con un registro de sus huéspedes y mucho menos con cámaras de vigilancia.

También te puede interesar: ¡Pizzero asesino! Puso veneno en el queso asegurando que era bueno para la salud

No fue hasta más de 20 años después cuando la policía encontró muestras de ADN de Liu en una colilla de cigarro en el lugar de los hechos, donde le arrancó la vida a sus víctimas a martillazos.

También te puede interesar: Esta familia fingió su muerte para atrapar a su asesino, ¡su propio hijo! (+FOTOS)

La muestra de ADN fue comparada con la de más de 60,000 personas hasta que las autoridades dieron con Liu, fue así como lo arrestaron y poco tiempo después hicieron lo mismo con Wang, su cómplice

Fue así como el tribunal de Huzhou, en la provincia de Zhejiang, declaró a ambos hombres culpables de los delitos, además los dos confesaron su culpa, así que ahora, de acuerdo con el dictamen, han sido condenados a la pena máxima, sus propiedades han sido incautadas y no podrán gozar más de sus derechos políticos.

Especial

Durante unas declaraciones con la Televisión Central de China, Liu aceptó que las reflexiones sobre su delito fueron las que lo llevaron a escribir novelas basadas en el mismo, que el recuerdo de esta atrocidad lo ha perseguido tanto que lo ha hecho sentir “peor que estar muriendo” y que sus asesinatos fueron tan crueles que “merece morir 100 veces por haberlos cometido”. 

¿Será que su conciencia sea peor castigo que el ser privado de la libertad?