Muchos hemos soñado  más de una vez en vivir dentro de un castillo de ensueño y como el que sólo hemos visto en las películas, lo cierto es que pocos saben del esfuerzo que conlleva mantener semejante construcción.

Ernesto de Hannover es el príncipe y dueño del castillo de Marienburg, en Europa, pero a diferencia de lo que podrías pensar, el enorme lujo le ha costado tan caro que ya ni siquiera tenía suficiente dinero para arreglarlo y mantenerlo, así que acaba de venderlo al estado por un euro, sí, un euro, que vienen siendo unos 20 pesos mexicanos.

También te pude interesar:Italia regala 103 castillos históricos abandonados, ¿cumplirías la única condición?

Más de 27 millones de arcas públicas serán destinadas para la renovación del lugar de 140 habitaciones que está a nada de caerse a pedazos, aunque las autoridades aseguran que es probable que la cantidad de dinero que se invierta vaya subiendo conforme pase el tiempo y se descubran nuevas dolencias en la estructura. Al final, se planea que el que alguna vez fue un imponente castillo, termine siendo un museo y hotel.

Especial

El castillo era un emblema de la familia, que fue construido en honor a la reina Marie en 1857, desde entonces pasó de generación en generación, pero fue descuidándose por los problemas de Ernesto cuando tocó fondo con el alcohol, así que ahora no queda más remedio que venderlo a una cantidad insultante, una verdadera tristeza.

Enrique de Hannover/Especial