Especial

¿Te caíste en plena comida?, ¿elegiste una película horrenda que espantó a tu crush?, ¿se te salió un gas en la casa de tu cita? Créeme, nada de lo que pudo pasarte se compara con la cita más vergonzosa del mundo, PARA NADA.

Tinder es la red social amada por los jóvenes (y no tan jóvenes) para ligar, su éxito, según los expertos, es la facilidad con la que se usa y que sólo haces clic con quien te corresponde, ¿acaso hay algo mejor que saber que a tu cita sí le gustas? Con eso, el primer paso ya está ganado y aunque pienses que después ya nada podría ir mal, la verdad es que sí… Y bastante, si no pregúntale a Liam Smyth, un británico de Bristol que quedó con una chica para estar en su departamento, hasta ahí todo iba normal, convivencia, plática, vino y películas, entonces la mujer en cuestión (y cuya identidad sigue en el anonimato) pidió unos minutos para ir al baño pero tiempo más tarde regresó con cara de fantasma.

También te puede interesar:¡OMG!, ¡este músico tocó el sax mientras le extirpaban un tumor cerebral (+VIDEO)
Liam Smith en una entrevista en la BBC.
Liam Smyth/Especial

¿Qué había ocurrido? Tenía una confesión que hacer, al entrar al baño todo iba conforme a lo planeado, hizo sus necesidades pero nunca imaginó que el retrete estuviera tapado, así que la ansiedad y la pena le hicieron envolver el excremento y lanzarlo por la ventana, sí, caca voladora que por fortuna no destrozó la cara de algún vecino pero sí hizo algo peor, la bola envuelta quedó atrapada en una brecha que daba a otra ventana falsa, es decir, no había salida para aquel rollo de basura orgánica y al no poder solucionarlo decidió finalmente salir y decirle a Liam la verdad.

Después de la pena, ambos comenzaron a idear formas de deshacerse del “problemilla”, así que se les ocurrió romper el cristal con un martillo aunque eso sería un problema porque habría que correr con el gasto de la reparación, así que la chica aseguró que ella podría trepar por la ventana para rescatar los pañuelos, parecía una buena idea, pero como bien sabemos, no todo es lo que parece y esto terminó siendo una pésima decisión.

El hueco donde aterrizaron las heces (Liam Smith)
El hueco en donde terminó la caca voladora /Liam Smyth

Cuando la joven introdujo su cabeza por el orificio quedó atorada y a pesar de los esfuerzos no hubo poder humano que la sacara, así que no quedó más remedio que llamar a los bomberos, mismos que una vez en el lugar no tuvieron de otra que romper el cristal que la pareja tanto había estado cuidando, al final, todo quedó en un susto… Y una ventana rota por comprar.

También te puede interesar:¿Si hay espacios donde prohíben animales, por qué no hay donde prohíban niños? El comentario que reventó Twitter
El momento del heroico rescate (Liam Smith)
Liam Smyth

Obviamente, y como buen millennial, Smyth no tenía el dinero suficiente para reponer lo que habían roto antes de que el casero se diera cuenta, así que se armó de valor y entró a GoFoundMe para hacer una recaudación de fondos contando todo lo que había pasado y la historia causó tanto furor que en poco menos de 8 horas, de las 2 mil libras que necesitaba ya juntó mil 500 y varias ofertas de reparación gratis, así que el chico decidió donar el dinero recaudado y aceptar una compostura sin costo.

A final de cuentas, las cosas pudieron haber sido peores y no quisiera imaginarme de qué forma. Por otra parte, la pareja se sigue frecuentando y aunque aún no tienen una relación formal, continúan conociéndose y afirman estar preparados para lo que venga… Y bueno, creo que de eso estamos seguros 😛 .

Foto: La víctima del suceso escatológico (Liam Smith)
Liam Smyth