La vida no es justa… Y los procesos burocráticos tampoco.

Ted Pelkey es un hombre muy paciente, pero como todos, tiene un límite, así que después de esperar 10 años para obtener un permiso de ampliación en su casa decidió poner manos a la obra. Una década después de la solicitud el gobierno le negó la construcción a Ted, así que este, con todo el enojo que cualquiera habría tenido, decidió vengarse de aquellos que le dieron la mala respuesta.

Para hacer ver su descontento, el hombre, que quería ampliar para dedicar su tiempo libre a la reparación de camiones, decidió estudiar muy bien las leyes y luego contactar a un escultor local para poner una estatua de dedo medio en un lugar estratégico, en donde todos pudieran verla desde cualquier ángulo de la ciudad y así lo hizo.

También te puede interesar:Las autoridades cortaron su árbol favorito y así es como decidió tomar venganza
Resultado de imagen para Ted Pelkey
Especial

Me han pasado por alto y no está bien. No me han tratado de manera justa (…) Estaba sentado en un bar y le dije a mi esposa: ‘Quiero tener una estatua hecha de un dedo medio y la voy a poner en el césped’, contó a Boston.com

4 Mil dólares le costó la venganza, pero asegura, bien valió la pena, porque después de que las autoridades se enteraran de la hazaña, han asegurado que no viola ninguna ley y puede expresarse como quiera, pero eso sí, también afirmaron que el permiso se le negó porque no especificaba puntos importantes como la seguridad del lugar y la iluminación, aunque eso sí, no pudieron responder la pregunta de por qué tardaron tanto en darle respuesta.

Resultado de imagen para Ted Pelkey
NBC