Twitter: @eva_casado

La historia bizarra del día.

Eva Casado es una fotógrafa que vive en Madrid y cuyos días transcurrían en total normalidad, al menos hasta hace siete años cuando por pura coincidencia decidió hojear una de las revistas que dan en los aviones, desde ese momento se quedó atónita, había encontrado a su “gemela perdida”, una chica que aparecía en una fotografía sobre un reportaje de La Tomatina, la famosa fiesta de Buñol.

También te puede interesar:El misterioso caso de Kim Wall, la periodista desaparecida durante un paseo en submarino

Por supuesto que Eva no tenía ni idea de quién era o cómo se llamaba, lo único que tenía era esa foto, y su curiosidad por saber todo sobre quien era prácticamente idéntica a ella era tan grande que decidió emprender la búsqueda, una muy moderna por cierto. La fotógrafa publicó la imagen en Twitter y pidió a sus contactos que la compartieran con la esperanza de que se viralizara y pudiera encontrar a la mujer. 

Los frutos se fueron dando poco a poco y aunque las cosas no sucedieron en un dos por tres, la paciencia y perseverancia de Eva hicieron que siete años y más de 80 mil retuits después la obsesión de hace tanto tiempo se cumpliera. Por fin dio con su doble.

Resulta que la “gemela” es originaria de Miami, Estados Unidos y quedó tan atónita como ella al enterarse de la coincidencia, de hecho, el asombro de ambas fue tanto, que en su momento pensaron que pudieron ser gemelas biológicas separadas al nacer en consecuencia de los robos de recién nacidos que ocurrieron en Madrid y Valencia en la clínica Nuevo Parque entre los 60 y 90, sin embargo, la duda fue despejada cuando revisaron sus historiales.

También te puede interesar:Jenna Cook, la chica que fue adoptada y 25 años después 50 familias la reclamaron

Ahora, ambas son buenas amigas e intercambian fotos de sus días en sus cuentas de redes sociales.