Porque también es bueno ayudar a los que no pueden hablar para decirnos lo que necesitan.

Su nombre es Mauco Abeiro, es originario de Argentina y con sólo 9 años tiene un enorme corazón que desborda generosidad, la historia comenzó cuando este niño conoció al que ahora es en  su mejor amigo, Rocco, un pequeño perro callejero que infortunadamente tenía una pata rota.

Rocco recorría las calles de Guaymallén en Argentina, buscando algo de comer, cojeando por su delicada condición y lo único que encontraba eran maltratos y que lo corrieran de todos lados, hasta que un día el destino le sonrió y se encontró con Mauco y su hermano, la conexión fue casi inmediata, el niño no dudó en acariciarlo y desde entonces son inseparables.

Pero Mauco tenía un gran problema, su madre le había advertido que no podía llegar a casa con mascotas debido a su terrible condición familiar, la cosa era tantito peor sabiendo que Rocco tenía rota una pata y que necesitaba una operación y cuidados especiales, sin embargo tentando a la suerte, llevó a su nuevo amigo a casa e intento explicarle a su madre el porqué.

También te puede interesar: Efraín, el niño argentino que puso a llorar a China

Tambièn te puede interesar: Conoce a Nong Youhui, el niño chino con ojos de gato

El pequeño sabía que aún con los impedimentos, tenía que sacar adelante a su pequeño amigo, así que ideó un plan: pidió prestado el Facebook de su mamá y publicó el siguiente texto:

Así es, Mauco no dudó ni un segundo y decidió vender su juguete favorito con tal de ver repuesto a su nueva mascota, evidentemente la respuesta no se hizo esperar y él y su madre recibieron cientos de mensajes de apoyo de gente que quería brindarle la ayuda que necesitaba y ahora, Rocco corre y camina como si nada, sin duda alguna, una emotiva historia.