Que si sí, que si no, que si Selena Gómez, que si terminaban, que si era pasajero, etcétera, etcétera. Hace meses que Justin Bieber y Hailey Baldwin están en boca de todos y es que los amigos de años terminaron como pareja sentimental y no conforme con ello, casados, sí y es que después de los rumores, el cantante ha aceptado que la boda de la que tanto se habló hace un mes fue cierta.

Se dieron el sí en Nueva York el mismo día que obtuvieron su licencia de matrimonio en el juzgado. Jeffrey Quinn fue el predicador, como testigo estuvo Josh Mehl, un amigo del novio que asiste a churchome en Los Ángeles y la “ceremonia” además de rápida fue extremadamente secreta.

Justin y Hailey no tuvieron acuerdo prenupcial, al contrario del 90% de los famosos que se casan, y es que cuando lo planearon no pudo estar a tiempo, por lo que simplemente lo descartaron. Después pensaron en el acuerdo postnupcial pero no es algo que les quite el sueño, así que por ahora no hay prisa y no lo han planeado. Justin se dice tan enamorado que no lo necesita, aunque su figura valga unos 250 millones de dólares y la de su chica sólo un par.

También te puede interesar:Afirman ver que Justin Bieber se convierte en reptil e Internet enloquece
TMZ

También han confirmado que los novios sí planean tener una boda como se acostumbra, con fiesta, recepción y todo, ya que aunque ya están casados, siempre hace falta hacer las cosas oficiales frente a su familia y amigos cercanos, así que sólo nos resta esperar a que exista una fecha.