Luego de que Ariana Grande estuviera en trend desde el funeral de Aretha Franklin por temas no muy cómodos, el pastor que fue acusado de manosearla ha hablado sobre lo que ocurrió ese día.

El nombre del obispo es Charles H. Ellis y aseguró que su intención jamás fue incomodar o tocar de una forma inadecuada a Ariana.

“Nunca sería mi intención tocar el pecho de ninguna mujer… No sé, supongo que la rodeé con el brazo (…) Quizás crucé la frontera, tal vez fui demasiado amigable o familiar, pero nuevamente, me disculpo.

Y eso no fue todo, el hombre también se disculpó por haber bromeado con el nombre de la artista, a quien le dijo que llamarse así hacía que recordara los menús de Taco Bell.

También te puede interesar:Acoso sexual, el lado oscuro que pocos conocían de Robin Williams

“Personalmente y sinceramente me disculpo con Ariana, sus admiradores y toda la comunidad hispana”, dijo Ellis, aunque bueno, Ariana es de ascendencia italiana.