Foto: Central News

Moscas de humedad viviendo en la salsa de tahini, huevos de cucaracha, pelos y excremento de rata, entre otras atrocidades más, fueron encontradas en la cocina del lugar.

Zorba’s Greek Taverna, situado en Bayswater, Londres, era un restaurante aparentemente como cualquier otro; sin embargo, ocultaba asquerosos secretos. Sus condiciones sanitarias, instalaciones y la calidad de sus alimentos resultaron ser tan deplorables que no sólo el sitio fue clausurado por las autoridades, su dueño Pavlos Pittas ha sido condenado a nunca más abrir un restaurante; por si fuera poco, también su compañía Le Palefco fue multada con la modesta cantidad de 14 mil 594 euros. 

También te puede interesar: Este restaurante japonés te da 900 dólares si logras terminarte su platillo estrella
Foto: Especial

Muchos de nosotros hemos tenido la mala suerte de asistir a un restaurante poco higiénico, pero lo cierto es que lo que se encontraba en Zorba’s Greek Taverna no tiene comparación con ningún otro porque al realizar una visita, los inspectores de sanidad descubrieron un verdadero ecosistema de porquería. Entre las características que más llamaron su atención se encuentran: papas con moho, huevos de cucaracha bajo la cámara frigorífica, moscas de humedad viviendo en los botes de la salsa de tahini, carne cruda en el suelo, sangre en la nevera y pelos y excremento de rata en la cocina, además de que varios alimentos ya se habían caducado.

También te puede interesar: En este restaurante de Estados Unidos sólo se preparan recetas con aguacate mexicano

Foto: Especial
Foto: Especial
Foto: Especial

La juez a cargo del caso, Margot Coleman, declaró que el restaurante de Pavlos es uno de los más sucios que ha visto durante toda su carrera y que rara vez se procede a cerrar definitivamente el lugar, pero en este caso las condiciones eran tan insalubres que ponían en riesgo a los clientes, así que no quedaba alternativa. No es la primera ocasión en que sancionan al dueño de Zorba´s Greek Taverna, pues en 2008 ya había recibido una reprimenda por las mismas causas.

¡Pobres de quienes llegaron a comer ahí! Y es que a simple vista nunca imaginarías lo que escondían las puertas que llevaban a la cocina del lugar.