Muchos creen que bajar de peso o tener un cuerpo saludable significa matarse de hambre o hacer dietas de por vida pero en realidad no es así y este chico lo ha demostrado.

Anthony Brown es una persona común y corriente que vive en California, de hecho; al igual que muchos en su país, padecía sobrepeso pero nunca se había preocupado mucho al respecto, no al menos hasta que se enteró de que su hermana tenía diabetes, entonces decidió cambiar su estilo de vida.

Pronto Anthony se puso a dieta pero no aguantó más de una semana, no pudo comprender cómo es que uno debe matarse de hambre y vivir de lechuga para estar sano, después se le ocurrió algo increíble: seguir comiendo lo que amaba tanto pero disminuir sus raciones diarias al menos a la mitad, es decir, si antes saboreaba 4 rebanadas de pizza ahora sólo lo haría con dos para así reducir su consumo de calorías ¡y vaya que le funcionó!

También te puede interesar:¡Las 10 películas de terror que tienes que ver para bajar de peso!…¡Confirmado!

The father has noticed that people are nicer to him now, he gets more attention from women and his friends have stopped calling by the nickname 'big guy'

Now weighing 208lbs (14st, 12lbs) after losing more than 180lbs (12st 12lbs), he is training other overweight men and women to shed their fat by following the same diet

El chico pasó de 170 a 93 kilos en dos años y nadie podía creer lo mucho que le había funcionado, una hora en el gimnasio bastaba para dar un toque extra a su esfuerzo y tener un cuerpo bien tonificado.

“Mi peso disminuía cada semana y todavía podía comer tantas comidas deliciosas. Fue increíble”, recuerda el hombre, citado por Daily Mail.

Ahora Anthony está contento con su cuerpo, y lo más importante, goza de buena salud, así que se dedica a enseñarle a otros hombres y mujeres cómo perder peso sin dañar su organismo y sin tener que dejar de comer la chatarra que tanto les gusta.

Anthony says that working as a personal trainer has helped him  maintain his weight loss