Suena un poco descabellado, lo sé, pero un templo satánico en Texas dice que la nueva ley de entierro fetal impide su libertad religiosa.

Demos un repaso a la historia, el pasado diciembre de 2016 Texas impuso nuevas reglas que obligan a que todos los restos fetales sean enterrados o incinerados, esto como objetivo de hacer más difícil la decisión de recurrir al aborto, hasta ahí entendemos las razones y el concepto, lo que no entra en mí cabeza es cómo un templo satánico aseguró que sus miembros deben tener inmunidad frente a esta norma, escudándose en las leyes federales de libertad religiosa.

También te puede interesar: Keiana Herndon, la mujer que transmitió su muerte por Facebook Live

Fetos Vs. Templo satánico

Las nuevas reglas de Texas estipulan que los restos fetales tienen que ser enterrados o incinerados por hospitales o proveedores de atención médica, las normas no se aplicarán a los abortos involuntarios o que se produzcan en el hogar y no serán necesarios profesionales de la salud para obtener certificados de defunción de tejido fetal.

No obstante, el templo satánico ve todo esto como un intento de elevar el tejido fetal a la condición de ser humano, por ello en un comunicado de prensa, el portavoz Lucien Greaves llamó a las nuevas normas (que entraron en vigor desde el 19 de diciembre) una violación directa a las creencias religiosas del grupo y es que los principios satánicos afirman que el cuerpo es inviolable y no debe estar sujeto a la influencia exterior.

 “Los funcionarios de salud de Texas están imponiendo sin rodeos la opinión de que el tejido fetal se eleva a una persona, una opinión que entra en conflicto con nuestros estatutos”, dice un fragmento del comunicado.

Lucien Greaves
También te puede interesar: ¡McDonald’s en el Vaticano! La polémica decisión que sorprendió a todos

Por eso, los miembros del templo quieren interponer una demanda contra las nuevas reglas para que quienes pertenezcan a él sean inmunes a estas normas y afirman que se mantendrán firmes buscando la defensa de sus derechos “satanistas” hasta que alguien los escuche y atienda.

No hay comentarios