Especial

Eran por ahí de los 80’s y 90’s cuando la voz de Cornell comenzaba a sonar, el cantante y su banda Soundgarden proponían un estilo nuevo, el grunge, género poco conocido, adoptado por varios de sus colegas pero no tan bien recibido por el público (que en ese entonces también era impulsado por Pearl Jam y Nirvana).

La trayectoria de Chris fue larga, después de saborear el éxito con su agrupación de origen, se unió a Temple of the Dog, que no vio la luz durante mucho tiempo sólo un año para ser exactos), después vino Audioslave, que también era conformada por otros miembros de la banda Rage Against the Machine y de ahí no hubo prácticamente nada que lo detuviera, la nueva banda fue elogiada por la prensa, los críticos y sumó millones de nuevos seguidores dándole un respiro del pop y la electrónica a nuevas generaciones.

También te puede interesar:7 Razones por las que la música no será la misma sin George Michael

También te puede interesar:“Podría tocar en la frontera de EUA y México”,- Roger Waters

El músico hizo de todo, también fue solista, de hecho, una de sus canciones, “You Know my name”, fue parte de la banda sonora de una de las películas del 007, Casino Royale, en noviembre del 2006.

Noticia inesperada

Nadie lo pudo creer, la muerte de Cornell fue repentina e inesperada, a sus 52 años ya había pasado tres décadas sobre los escenarios y su particular voz que además, era increíblemente versátil, había recorrido todos los continentes, una trayectoria tan impresionante como merecida hasta que la madrugada del 18 de Mayo fue encontrado sin vida en el baño del hotel en donde se hospedó luego de ofrecer un concierto en Detroit, quien lo halló fue su representante, Brian Bumbery, el mismo que más tarde dio a conocer la noticia que debastó al mundo de la música. Desde Elton John hasta Jimmy Page, no hubo una cuenta de Twitter que no expresara condolencias por la muerte del músico.

Sin embargo, la noticia es más trágica de lo que parece y es que a pesar de haber superado (aparentemente) su problema de drogas y alcohol en el 2007, Chris terminó por encerrarse en el baño cuando llegó de presentarse con Soundgarden, tomó uno de sus cinturones y se ahorcó. Por su parte, su esposa ha declarado que recién había pasado por un problema de depresión.