Especial

La vida del narcotraficante más famoso de México pasa lento en una cárcel de Nueva York, Estados Unidos, tan lento que muchos aseguran que es lo menos que merece después del sucio trabajo que lideraba, aunque otros, como su abogado, afirman que ningún ser humano merece ser tratado así.

Hace dos años que Joaquín “El Chapo” Guzmán fue encarcelado y casi uno que fue extraditado al país del norte, desde entonces, las condiciones en que permanecía encerrado han cambiado mucho o al menos lo suficiente para que no vuelva a hacer ningún túnel, a decir de Eduardo Balarezo, el hombre que lo representa (y que ha representado a muchos como él, como Alfredo Beltrán Leyva y Shenli Ye Gon).

También te puede interesar:“El Chapo” pagará por el muro, la nueva propuesta en Estados Unidos
Resultado de imagen para el chapo guzman nueva york
Especial

El encierro, dicen, está “volviendo loco” al capo de la droga y para muestra, el que se está volviendo paranoico. Guzmán, de 63 años, olvida frecuentemente las cosas y divaga todo el tiempo, aunque a veces también bromea y se comporta “normal”; las condiciones en las que vive son las necesarias, viste un uniforme naranja, pasa 23 horas al día encerrado en una celda que siempre tiene la luz encendida, la hora restante es llevado a una bicicleta estática y cuando recibe visitas tiene prohibido enviar mensajes a terceros o hacer preguntas. Las visitas son extremadamente vigiladas, tanto que cuando van a verlo sus hijas no puede más que escuchar lo que le cuentan y hacer sólo unos cuantos comentarios, nada que parezca sospechoso viniendo de alguien que burló a la justicia dos veces y se comunicaba con códigos dentro de las prisiones de México.

Hasta hablar con su abogado es prácticamente imposible, lo que retrasa el avance para preparar su defensa, sin contar que no habla inglés y todo se le olvida.

Resultado de imagen para el chapo guzman carcel nueva york
Especial

“Estamos dos personas apretadas en una sala de 1,5 x 1,5 metros, no hay mesa para escribir o poner la computadora (…) Tengo que tener la tableta en las piernas para poder anotar algo y verlo por una reja y una ventanilla. Intentamos hablar bien bajo para que no nos escuchen los policías”, dice el abogado.

También te puede interesar:Muchas campañas electorales fueron financiadas por “El Chapo”: hija de Guzmán

El juicio de “El Chapo” pareciera imposible de ganar, aunque la última moneda aún no es lanzada y aunque no se vea un buen panorama, los ases bajo la manga de líderes de la droga como él, casi nunca terminan. Habrá que esperar.

Resultado de imagen para el chapo guzman carcel nueva york
Especial