Facebook Alfredo Turcumán

La violencia también está estereotipada.

Alfredo Turcumán era un chico tranquilo de 28 años de edad que vivía en Argentina hasta que cometió un “error”, enamorarse de Claudia, una mujer enferma de celos. El chico amaba con intensidad y siempre creyó en que las segundas oportunidades y los cambios eran posibles, más aún si se trataba de la persona que más había amado hasta ese entonces, así que decidió pedirle matrimonio a Claudia, la pareja se casó y el infierno se hizo cada vez más profundo, a pocos meses de llevar una vida juntos, Alfredo había sido golpeado varias veces por su ahora esposa que incluso le había roto la nariz en un par de ocasiones.

Como todo círculo de violencia, en casa de los Turcumán las cosas no funcionaban distinto, Claudia se encelaba, golpeaba a su esposo (dicen sus conocidos que gustaba de azotar su cabeza contra él para causarle heridas más fuertes), le pedía perdón y después él fingía y decía a todo mundo que los moretones en su cuerpo eran producto de accidentes domésticos o torpezas camino a casa, algo que con el tiempo, todos dejaron de creer.

También te puede interesar:Fue golpeada, amenazada y grabada mientras era agredida, luego murió
Facebook Alfredo Turcumán
La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, de pie e interior
Facebook Alfredo Turcumán

La primera vez que Claudia pudo estar en manos de la justicia fue cuando el jefe de Alfredo intentó hacerlo recapacitar, habló seriamente con él y ante la negativa, decidió denunciar a la mujer ante las autoridades, todos lo ignoraron, ¿cómo iba una chica a golpear a su novio?, ¿cómo era posible que su trabajador se dejara golpear por una mujer?, ¿qué clase de hombre se deja manipular así? Prejuicios por todas partes y justicia por ningún lado.

El segundo y último intento fue hecho por el mismo Alfredo en ilusión de escapar de la violencia y hacer valer sus derechos luego de que su familia le hiciera pensar las cosas. El chico fue directo a la estación de policía y tajante aunque temeroso denunció a su mujer, “no seas maricón”- le respondieron los policías, que ni siquiera se tomaron la molestia de seguirlo escuchando, de tomar por suyo el grito de auxilio y de hacer su trabajo, en su lugar, se burlaron de él, le destrozaron la esperanza y por supuesto, no lo ayudaron.

Turcumán nunca volvió a intentar salir del hueco que había cavado poco a poco cada vez que permitía que Claudia le pusiera una mano encima, su cara ya no reflejaba sonrisas, todo el tiempo estaba triste, estresado y distraído hasta que un día un arranque de celos provocó que la violenta mujer lo apuñalara en el pecho, el hombre herido fue a dar al hospital.

Facebook Alfredo Turcumán

Alfredo luchó por su vida durante 8 días seguidos mientras estuvo internado en el Hospital Rawson y en todo ese tiempo siempre mantuvo  la postura, nunca culpó a su esposa, la esperanza del cambio se mantuvo intacta o tal vez el miedo y el vicio de violencia ya no le dejaban ver más allá de lo que estaba sucediendo. Al final, el veinteañero no resistió y murió. La violencia doméstica y la falta de seriedad por parte de la justicia lo mataron.

También te puede interesar:Graban a alumno que golpea a su maestro en Tabasco, México (+VIDEO)

Hoy Claudia está detenida, no se resistió al arresto luego de que se comprobara que la herida que tenía su marido había sido provocada por una tercera persona y no producto de un accidente como él había querido hacer creer.

La imagen puede contener: una o varias personas
Facebook Alfredo Turcumán

Por su parte, la familia Turcumán dice esperar justicia y que el caso del chico sea un ejemplo de lo estereotipada que está la violencia en cualquier parte del mundo y lo poco preparadas que están las autoridades para atender situaciones como esta.

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, personas sentadas, césped y exterior
Facebook Alfredo Turcumán