Cuautinopal es una microempresa que crearon estudiantes de bachillerato de Cuautinchan. Gracias a ella se elaboran galletas y panqués con harina de nopal que es cosechado en el huerto de su escuela “Salvador Novo». Los productos se ponen a la venta y ayudan a cuidar la salud de las personas.

La asesoría de la Coordinación de Extensionismo Universitario de la BUAP,  órgano que se dedica a apoyar a las comunidades rurales, hizo que este proyecto se consolidara después de 8 meses. El apoyo vino de estudiantes de licenciaturas como Administración de Empresas -que ayudaron con el planteamiento de la empresa y su personal-, Comunicación y Diseño Gráfico -que se encargaron del diseño e imagen-, Mercadotecnia -apoyó con las estrategias para lanzar sus productos- y Gastronomía -que ayudó a la creación de la receta y la producción de las galletas y panqués-.

También te puede interesar: ¡Le dieron al clavo! La BUAP logra producir snacks que no dañan tu salud
BUAP

El vínculo que hay entre la BUAP y el Programa de Restauración Ambiental Comunitaria (PRAC) y su iniciativa de educación ambiental participativa desarrollada por el área de Responsabilidad Social Corporativa de Cemex y el Tecnológico de Monterrey también son parte importante de que Cuautinopal sea un éxito.

BUAP
También te puede interesar: #EmprendeBUAP, la plataforma que apoya a los jóvenes emprendedores

Los fundadores de Cuautinopal aseguran que su microempresa pretende ayudar a la reintegración del tejido social y económico de su comunidad. Esto es posible a través de la producción y venta de sus alimentos derivados del nopal, una planta que genera múltiples beneficios a la salud. Comer nopal nos ayuda a mejorar la digestión por su alto contenido de fibra, disminuye la concentración de glucosa en la sangre y reduce el padecimiento de la osteoporosis.