Foto Ilustrativa/ Especial

Siempre nos han dicho que beber refrescos no es saludable ya que no aportan nada bueno para nuestra salud y la realidad es que es un vicio muy difícil de dejar, pero quizá con este nuevo estudio seguro nos animemos a hacerlos de lado porque expertos aseguran que beber como mínimo dos latas de refresco a la semana puede provocar que nos enfermemos de diabetes o padecimientos del corazón.

También te puede interesar: ¿No puedes huir de la comida chatarra? Estas son las 4 botanas más “saludables” de la tiendita

La revista de la Sociedad de Endocrinología compartió un estudio realizado acerca de los efectos de las bebidas gaseosas en nuestra salud y en él el profesor Faadiel Essop de la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica quien está al frente de la investigación, asegura que debido a las altas cantidades de azúcares y las calorías que estas contienen se pueden desarrollar enfermedades como diabetes tipo 2, hipertensión, sobrepeso, enfermedades del corazón o accidentes cerebrovasculares.

Foto Ilustrativa/ Especial

La investigación se basó en 36 estudios académicos sobre los últimos 10 años en los que un grupo de personas bebían más de 5 refrescos a la semana, arrojando como resultado obesidad, así como la afectación directa del sistema metabólico, azúcar en la sangre y aumento en los triglicéridos. Para entenderlo un poco mejor, una lata de Coca-Cola contiene 39 gramos de azúcar y 149 calorías, cuando lo recomendable es que un adulto ingiera por mucho 25 gramos de endulzante, es decir, este tipo de bebidas sobrepasa el límite permitido un 156%. ¡WTF!

Foto Ilustrativa/ Especial
También te puede interesar: ¡Es oficial! Las bebidas azucaradas podrían provocar envejecimiento cerebral

Lamentablemente el consumo de los refrescos de manera excesiva es uno de los principales factores para que más personas pierdan la vida, según la OMS (Organización Mundial de la Salud) cerca de 19 millones mueren cada año a causa de desórdenes cardiometabólicos que son acarreados por el exceso de azúcar.

Así que el riesgo existe, solo es cuestión de saber encontrar el balance y no excedernos en ninguno de nuestros consumos para evitar ser parte de las terribles estadísticas.