¿Quién no ha visto que cuando llega el 30 de abril una ola de fotografías de niños invaden las redes sociales? Bueno hablar de padres forzosamente nos hace recordar las miles de fotos que toman a sus hijos para presumirlas en las redes sociales.

¿Fotos con autorización?

Lo que pasó aquí fue que una joven australiana de 18 años se indignó por completo cuando se dio cuenta de que sus padres habían estado colgando en Facebook cerca de 500 de fotos de ella cuando era pequeña, ¿y qué hay de malo con eso? Bueno, pues a la chica no le pareció nada bonito que todo mundo se enterara de su vida privada, que la vieran cuando iba al baño, cuando hacía travesuras y ¡hasta cuando comía! Así que decidió demandar a sus padres por tal ofensa.

También te puede interesar:Madre e hija a la cárcel por casarse en Estados Unidos

La joven  asegura haberles pedido retirar esas fotografías de sus redes  sociales, sin embargo, ellos no aceptaron y la orillaron a levantar una demanda en su contra, específicamente, una demanda por violar su intimidad sin su consentimiento. “Estoy cansada de no ser tomada seriamente en cuenta por mis padres”, comentó.

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
También te puede interesar:La nueva celebridad de Instagram, una bebé con múltiples personalidades

¿Cuál sería la sentencia?

Michael Rami, abogado de la demandante, de quien aún no se sabe el nombre, considera que su clienta tiene una buena oportunidad de ganar el caso.

Será en noviembre cuando todo este embrollo llegue a los tribunales  y  se de a conocer la decisión del juez, misma que podría ser condenar a los padres a retirar las imágenes de las redes sociales y pagarle a la afectada una multa o en el peor de los casos cumplir una sentencia en prisión.

Nada más para que te des una idea, en Francia, por ejemplo, publicar la foto de un menor de edad en Facebook puede hacer que pagues una multa de 45.000 euros o te manden a prisión.