Foto: instagram/rodrigoalvesuk

No cabe duda de que en este mundo hay de todo.

, es cierto, no a todos nos agrada todo de nuestro cuerpo, que la lonjita, que el pómulo o la nariz pero, ¿hasta qué punto es sano la cirugía estética? La mayoría de los médicos aseguran que este límite se llega cuando la vida de uno corre riesgo por alguna intervención, es decir, cuando quieres hacerte un cambio que podría representar un mal desenlace es hora de parar y es que por razones meramente estéticas no estaría a discusión correr ese tipo de suerte si no es necesario, por su parte, algunas personas aseguran que el límite llega cuando uno al fin se siente a gusto con su cuerpo, aunque sea después de 1 o 30 cirugías, ese es el caso de Rodrigo, quien a sus 33 años ya se ha realizado más de 50 operaciones plásticas para parecerse al muñeco compañero de Barbie, Ken. 

También te puede interesar: Meitu, la aplicación que te da belleza a cambio de un alto precio
Foto: instagram/rodrigoalvesuk

Rodrigo Alves vive en Sao Paulo Brasil y ha gastado más de 456 mil dólares en operaciones repartidas en botox, ajusten en la nariz, liposucción a su mandíbula, implantes pectorales, abdominales falsos, brazos, trasplante de cabello, liposucción láser, liposucción de piernas y reforma de pantorrillas, ¿con qué objetivo? Con el de detener el envejecimiento natural para que su figura sea lo más parecida posible a la de Ken.

“Me merezco una medalla por todo este trabajo, valió la pena todo el dolor para alcanzar la perfección (…) Nací en el cuerpo equivocado, mi alma nunca estuvo emparejada con el resto de mi y ahora lo hace”, dice el llamado “Ken de carne y hueso”.

Sin embargo, muchos creen que detrás de esa obsesión por su apariencia está un pasado doloroso, a los 7 años Rodrigo fue enviado a un internado y allí no la pasó para nada bien, fue presa del bullying. Los niños le empujaban por las escaleras y metían su cabeza dentro de un urinario, asegura que tenía pechos como si fuera una mujer debido a su sobrepeso, además de calificarse como feo y deprimido, de ahí sus ansias por ser aceptado por la sociedad y conseguir acercarse al ideal de belleza brasileño.

También te puede interesar: Así luce el “hombre árbol” luego de cortar sus “ramas” (+FOTOS)
Foto: Instagram/rodrigoalvesuk

Y las cirugías tampoco han hecho muy sencillo en camino ya que hace 3 años, Rodrigo estuvo al borde de la muerte tras una operación en la que pretendía aumentar el tamaño de sus bíceps y una bacteria entró en contacto con su organismo. Como consecuencia, perdió la sensibilidad en sus brazos y le dijeron que se los tendrían que amputar, por fortuna esto no fue necesario pero si esta infección hubiera alcanzado su corazón, habría muerto.

“Me he preguntado si voy a morir en una sala de operaciones, pero también me he preguntado si voy a morir al cruzar una carretera”, el brasileño ahora dice que vive feliz y realizado a la hora de verse en el espejo. “La gente quiere fotos conmigo y me tocan, me gusta la atención, algunos incluso me piden consejos de belleza para estar mejor”, dice “Ken”.

En verdad, la historia por sí misma es impactante, una máscara para tapar la infelicidad o al menos, eso es lo que parece, sin embargo, si ahora este chico se siente completamente feliz y cree que es tiempo de parar ¡bravo!, aunque dudo que eso pueda llegar a suceder, ¿en qué terminará toda esta historia?