Especial

El doctor Pedro González de Velasco es conocido por los múltiples logros a lo largo de su carrera, además de ser el fundador del Museo Nacional de Antropología pero tristemente también es reconocido por la leyenda de su fallecida hija Conchita.

También te puede interesar: Este es el asesino serial mexicano que inspiró la creación de Hannibal Lecter (+FOTOS) 

Conchita era la única hija del doctor Velasco y a los 15 años la joven enfermó gravemente de tifoidea, por lo que su padre pidió ayuda desesperadamente al pediatra Mariano Benavente, que también era su amigo, Le recetaron un tratamiento homeopático pero no funcionó y Velasco decidió tratar de curar los males de su pequeña con purgas que la hacían vomitar, lo cual provocó hemorragias mucho dolor y finalmente la muerte.

Resultado de imagen para HIJA DEL DR VELASCO
Especial

El padre no pudo soportar la terrible pérdida de su hija y decidió ocupar todos sus conocimientos de medicina para embalsamarla para el entierro, quería de cualquier forma mantener el cuerpo de su pequeña lo más normal posible, pero el tiempo pasó y todo cambió cuando el Doctor comenzó a perder la razón y después de 2 años desenterró el cadáver y lo llevó a casa aún cuando su mujer se oponía.

Una vez que tuvo el cuerpo, le puso las extremidades en su  lugar y convivió con su hija durante mucho tiempo como si nada hubiera pasado. Cuentan que le ponía guantes, calcetines,vestidos, peluca y maquillaje, además de que pedía que le pusieran joyas ostentosas, es decir, todo lo necesario para darle la apariencia de tener vida.

Claramente el doctor había perdido la razón por la muerte de su hija ya que sentía culpa por lo que le había ocurrido, incluso dice que hablaba con el cadáver y en alguna ocasión se le vio salir por la noche junto el ex novio de Conchita y ella vestida de novia.

La presión de la familia obligó a Velasco a darle nuevamente santa sepultura a la niña, accedió pero con la condición de que fuese enterrada en su mansión que después se convertiría en museo.

También te puede interesar: Los 6 impostores más cínicos de toda la historia

Pasado el tiempo el hombre enfermó de una pulmonía lo que le causó la muerte y su esposa ordenó que el cuerpo de Conchita fuera enterrado de nuevo en el panteón de donde fue exhumado, mientras que el cuerpo del doctor fue embalsamado por sus alumnos de medicina y se tomó la decisión de que se quedara en su amado museo, donde pasó a ser parte de las estrafalarias cosas que estaban en él, igual que los fetos, un himen extirpado, cráneos de asesinos y muchas de las colecciones que tenía Velasco.

Y aunque pareciera que todo acaba ahí la verdad es que los mitos continúan, algunos dicen que el cuerpo momificado de Conchita apareció en la facultad de medicina de Madrid sin motivo aparente, pero luego aseguraron que era el cuerpo de una niña que falleció y cuyo cuerpo se le donó al doctor para que pudiera ser examinada y embalsamada.

Esta historia ha sido comparada con los libros de Allan Poe por lo tétrica que es, lo que nos deja pensando en qué tan grande puede ser el amor por los hijos que como al Doctor Velasco, a veces llega a arrebatar la razón.