Pierre Nkurunziza, presidente de Burundi, participó en un partido de fútbol del cual desafortunadamente no resultó vencedor y apresó a dos de sus contrincantes a quienes acusó de “onspiración contra el presidente de la República”.

Muchos africanos y principalmente los residentes de Burundi, saben que Pierre Nkurunziza, es un gran fanático del deporte, de hecho antes de convertirse en presidente en 2005, fue profesor de gimnasia en la Universidad Nacional. Actualmente, a pesar de ser un hombre muy ocupado, destina parte de su tiempo libre a practicar natación y ciclismo, además juega hasta 3 partidos de fútbol a la semana, su pasión por el soccer es tan grande que cuenta con un equipo semi permanente, el “Haleyuya FC” que lo acompaña en sus viajes de gira y del cual es “el goleador estrella”, es por eso que recientemente decidió participar en un “partido amistoso”, en el que en compañía su equipo y de Mauricio Macri, presidente de Argentina, se enfrentó a un club de la ciudad de Kiremba conformado por jugadores locales y refugiados congoleños.

También te puede interesar: ¡Lo condenan a 5 años en prisión por robar dinero a su esposa para comprar un equipo de fútbol!
Especial
También te puede interesar: Samuel Sarfo, el policía que terminó convirtiéndose en futbolista para la selección de Ghana

Parecía que todo iba de maravilla hasta que el encuentro dejó de ser “amistoso” debido a que Pierre Nkurunziza no gozó de su habitual independencia en el campo rival, sus contrincantes le pusieron el juego bastante difícil y además le propiciaron varias patadas, circunstancias que le arrebataron al mandatario la oportunidad de anotar goles, así que muy molesto por el daño ocasionado a su persona, decidió arrestar a Cyriaque Nkezabahizi, entrenador del equipo adversario, quien a su vez trabaja en la administración de la ciudad de Kiremba y su ayudante, Michel Mutama, a los que acusó de “conspiración contra el presidente de la República”.

“Estos congoleños aparentemente no conocían al presidente Nkurunziza, porque lo intimidaban fuertemente, lo atacaban cada vez que tenía el balón y lo hicieron caer varias veces, mientras que los jugadores de Burundi fueron cuidadosos de no acercarse demasiado” – comentó un testigo a la agencia AFP.

Pese a lo anterior, no todas las acciones del presidente de Burundi contienen tiranía, pues durante su administración construyó un estadio con capacidad para  9.000 personas en su pueblo natal y más de 10 a lo largo del país. 

París Match

Lo cierto es que esta reprimenda servirá de advertencia para cualquier otro equipo que esté dispuesto a jugar un partido con Nkurunziza, o quizá esta acción los intimide tanto que ya no desearán desafiarlo a él ni a  su equipo.