Los adolescentes pueden ser muy creativos en momentos de ocio pero a veces la imaginación los lleva a dañar su salud.

Los retos en Internet se hicieron tendencia durante el año pasado, cómo olvidar el “Ice Bucket Challenge” o el extraño“Andy is Coming” y aunque muchos de ellos nos hacían reír, hubo otros que rayaron en la exageración (¿recuerdas el reto del elote?, ese es un claro ejemplo) y ahora un juego que se popularizó en 2013 en Estados Unidos ha tocado a los jóvenes del Reino Unido.

También te puede interesar: Encuentra a los 12 soldados, el nuevo reto de Internet

El reto del dolor

El desafío (que por ningún motivo debes realizar) es el de “la sal y el hielo” y consta de ponerse sobre la piel ambos elementos que al entrar en contacto, realizan una reacción química congelando el hielo hasta -17°C, el reto es ver quién aguanta más el dolor que provoca esto para posteriormente subir las fotos de las quemaduras en sus redes sociales. Parece algo inofensivo pero la realidad es muy diferente ya que se han encontrado jóvenes con síntomas iguales a las del congelamiento o incluso quemaduras de tercer grado, por esta razón la Sociedad Británica para la Prevención de la Crueldad contra los Niños (NSPCC) y la Policía del Reino Unido han advertido a padres de familia y profesores de diferentes instituciones que este tipo de juegos pueden dañar severamente su salud.

También te puede interesar: “El muelle”, la nueva y peligrosa moda sexual que comenzó en España

Retos de muerte

Este no es el único desafío de Internet que ha lastimado la integridad de los adolescentes ya que existen otros que fueron más allá de la diversión y terminaron por ocasionar las muertes de sus participantes, por ejemplo, recordemos el “Choking game” o “juego de la asfixia”, el cual consistía en aguantar la respiración para perder el conocimiento (los participantes aseguraban que sentían más euforia con ese juego que con ingerir drogas) hasta que un pequeño de 12 años perdió la vida por seguir este reto que vio en Internet.

Así que ten cuidado, diviértete pero se consciente de lo que haces, estos desafíos pueden ser divertidos para muchos siempre y cuando no sobre pasen los límites.