Foto: Univisón, Primer Impacto, canal de Youtube

Un hombre decidió hacer un proceso legal para cambiar sus apellidos por el del presidente de Estados Unidos, quien asegura, es su padre. Ahora se llama Ernesto Trump.

Ernesto Baeza Acosta, es un vlogguero de 34 años de edad, hijo de inmigrantes mexicanos, nacido en Houston Texas; sin embargo, esto no es lo más interesante del hombre, quien se hace llamar El no deportable o simplemente Ernesto Trump, y es que la razón por la que está en boca de todos es que afirma ser hijo de Donald Trump, motivo por el cual renunció a sus apellidos y fue con un juez que por 272 dólares autorizó el cambio y permitió que legalmente se apellide Trump.

También te puede interesar: Un estudio psicológico revela la enfermedad mental que padece Donald Trump

Foto: Univisón, Primer Impacto, canal de Youtube

“Yo siento que la sangre es la misma y un día soñé que Donald era mi apá. Si tengo papás de México, no le hace, yo soy hijo de Donald Trump” – Ernesto Trump para Univisión.

También te puede interesar: ¡El empleado del año! Era su último día de trabajo y eliminó a Trump de Twitter

El vlogguero, argumenta ser hijo de Trump debido a que él está tan loco como el magnate, menciona que desde hace tiempo se dedica a realizar vídeos extremos en compañía de su esposa en los que realizan retos atrevidos como comer alacranes vivos, hacerse perforaciones y heridas en su cuerpo para posteriormente publicarlos en su canal. Gracias a su contenido ha ganado varios seguidores y popularidad, sin embargo; enfatizó que él no cambió sus apellidos para hacerse  más publicidad y ganar dinero, no quiere nada de eso, lo que realmente desea es conocer a su papá Trump y pasar tiempo con él.

“Quiero que el presidente Donald Trump venga a conocerme, pues soy hijo de él, yo quiero ver a mi apá, tener tiempo con él, ir a comer, tomar una cerveza o mirar una película” – afirmó Ernesto.

Foto: Foto: Univisón, Primer Impacto, canal de Youtube

Y sí, por supuesto que su radical determinación dejó boquiabiertos a sus padres biológicos, incluso al principio estaban molestos pero finalmente terminaron aceptando el cambio de apellidos de su hijo.

Como otra muestra de admiración y cariño a Donald Trump, el vloguero tatuó en su pantorrilla el rostro del mandatario acompañado de la leyenda: “Papi Trump”.

“Yo sé que le gustaría al presidente que me ponga un retrato de él en el cuerpo porque él es muy vanidoso y excéntrico como yo”- puntualizó.

Si bien es cierto que Ernesto estima a Trump, no está de acuerdo con su política migratoria.

“Mientras que yo soy el hijo del presidente, no voy a dejar que mi ápa haga el muro porque yo soy mexicano y quiero a mi raza”- concluyó.

Aquí el vídeo con la entrevista que Univisión le hizo a Ernesto:

¡Qué locura! Aunque, hay que recordar que todos tenemos nuestras excentricidades y cada cabeza es un mundo. Estoy casi segura que muchos de nosotros ni en broma haríamos lo mismo que Ernesto, sin embargo; él parece ser feliz creyendo que es el hijo de Trump.