Glamour.

Los juguetes sexuales siempre han causado sensación desde que Cleopatra, supuestamente, inventó el primer vibrador, sin embargo, aunque muchos llegaríamos a pensar que no se necesita ser un experto para inventar nuevos utensilios, Anjani Siddhartha es la prueba de que sin creatividad, el placer de millones estría perdido o estancado.

También te puede interesar: Los 10 juguetes sexuales que toda pareja tiene que conocer

Pura creatividad

Por increíble que parezca, existen montones de empresas encargadas de diseñar los famosos juguetitos encargados de darnos placer, una de ellas fue fundada desde hace 40 años y es una de las principales en todo el mundo, se trata de “Doc Johnson” una de las favoritas, y en ella trabaja ni más ni menos que Anjani, la famosa diseñadora que por azares del destino terminó inventando los juguetes sexuales más vendidos.

De acuerdo a una entrevista realizada por Glamour, una revista de moda y belleza, la diseñadora ha trabajado durante 20 años en Doc Johnson y comenzó a crear los modelos sexuales gracias a su gran talento en las artes plásticas, aunque curiosamente, entró a la empresa cuando una amiga le dio aviso de que una popular empresa estaba solicitando personal pero no le dijo cuál y ¡oh sorpresa! Terminó diseñando dildos. Pero eso no es todo, ya que Anjani comenta que es capaz de hacer ¡20 modelos diferentes en un mes!

Glamour.
También te puede interesar: En este trabajo te pagan 50 mil pesos al mes por “testear” juguetes sexuales

¿Cómo se hacen?

Para poder realizar los famosos juguetes, la diseñadora necesita de un largo proceso para darles esa apariencia tan real y que al mismo tiempo sean satisfactorios, por lo que divide el proceso de creación en dos partes: bocetaje y modelaje. Primero, Anjani dibuja los consoladores, los juguetes más vendidos en la empresa, dándoles realismo y los detalles necesarios para satisfacer a los posibles compradores, una vez que tiene la idea trazada, comienza a esculpirlos en arcilla para posteriormente trasladarlos a moldes especiales que comúnmente son de silicón, sí, con sus manos crea las formas de los utensilios y agrega las texturas que varían según la imaginación.

Una vez que tiene terminados todos los moldes (tanto de los consoladores como de los demás juguetes), entrega el prototipo a la sección de creación industrial para que todo el personal pueda recrear sus modelos por toneladas; posteriormente, son revisados por otro grupo y por último, empaquetados para su distribución.

Si bien es un trabajo poco común, en estos 20 años ha aprendido un sinfín de cosas que nunca en su vida imaginó, además, la industria erótica-sexual ha crecido año con año, por lo que el trabajo nunca termina.

Glamour.
Glamour.

No cabe duda de que existen trabajos diseñados para cada persona y aunque Anjani no esperaba ser diseñadora sexual, gracias a ella cientos de personas pueden disfrutar al máximo de sus fantasías. 😉