Especial

Si bien sabemos que entre más atrás vayamos en la línea del tiempo, más sanguinaria era la gente, no puede dejar de asombrarnos el comportamiento de estas mujeres, quienes, muchas veces, sin razón aparente, desarrollaron una crueldad inexplicable, bien dicen por ahí que caras vemos… Pero pasatiempos no sabemos 😉 .

Belle Sorenson Gunness

Su origen era noruego pero fue naturalizada estadounidense y se convirtió en la mujer asesina serial más famosa de América del Norte, de hecho, era llamada “la viuda negra” y “belle infernal”.

La historia cuenta que Belle mató a sus 5 hijos biológicos y su hija adoptiva al igual que dos esposos, a un par de hijas de su segundo marido y al menos 30 trabajadores de su granja, además de que para encontrar más víctimas, publicó en los periódicos que estaba buscando un tercer marido pero después de ir a la “entrevista” nadie volvía a ver a los candidatos.

A diferencia de las demás mujeres de esta lista, Gunness no mataba por placer, lo hacía para cobrar los seguros. Se cree que la asesina murió en 1908 cuando su casa se incendió aunque nadie pudo confirmarlo.

Resultado de imagen para Antonina Makárova-Guinzburg
Especial

 

Darya Saltykova

Rusa nacida en 1730, Darya encontró la fama por haber torturado y matado a 75 de sus siervos, prefería a las mujeres jóvenes. Se casó muy pequeña y enviudó a los 26, aunque eso no fue un problema ya que la fortuna de su marido la dejó bien “acomodada” junto con sus hijos, aprovechando el momento para cometer sus crímenes, que aunque fueron denunciados muchas veces, nadie investigó por sus buenas relaciones con las autoridades.

Aunque parezca difícil de creer, la chica no siempre fue así, de hecho, quienes la conocieron afirmaban que aparentaba ser una religiosa devota, sin embargo, después mostraba su otra cara y se convertía en sádica por naturaleza, un comportamiento que muchos expertos actuales han calificado como psicopatía epileptoide.

Fue hasta 1754 que recibió su “castigo” al ser enviada de por vida a un convento en donde permaneció hasta los 59 años.

Especial
También te puede interesar:10 Personajes históricos que creías buenos pero eran lo contrario

Antonina Makárova

Esta mujer nació en 1923 en la URSS y durante la Segunda Guerra Mundial fue enfermera, su vida era tranquila y normal hasta que la zona en donde se encontraba cayó en manos de los alemanes, desde entonces, bajo las órdenes de los nazis, aprovechó su condición para matar a más de mil 500 soldados (pagándole 30 marcos alemanes por cada uno). Una vez terminado ese oscuro periodo, en donde también se desempeñó como prostituta, la mujer se convirtió en esposa y madre ejemplar, aunque eso no le impedía aceptar que no sentía ni el más mínimo resentimiento por haber matado a esos hombres ya que “no los conocía”.

Más tarde, en 1979 fue fusilada por las autoridades que ya llevaban tiempo investigando su caso, mientras que su esposo y sus hijas se mudaron a otra ciudad para vivir lejos de los recuerdos.

Resultado de imagen para Antonina Makárova
Especial

Erzsébet Báthory

Esta mujer, probablemente la más famosa de todas (que además es la preferida para los cineastas y productores de televisión) perteneció a los Erdély, una de las familias más poderosas y ricas de Hungría, fue acusada y condenada como la mayor asesina serial del mundo cuando se le adjudicaron unas 650 muertes, de las cuales, casi todas eran mujeres jóvenes.

La historia de Isabel  (en español) comenzó cuando enviudó a los 44 y se convirtió en señora feudal de un condado en Transilvania, ahí empezaron a correr los rumores de las extrañezas de su castillo. Primero dijeron que la condesa practicaba brujería con la sangre de las jóvenes del castillo, así que uno de sus primos, con el cual no se llevaba bien, Jorge Thurzó, investigó las habladurías de cerca y lo que encontró fue tan increíble como violento, un grupo de jovencitas que eran torturadas y se desangraban, además de muchísimos cadáveres. 

Fue así como Isabel fue encerrada en uno de los aposentos de su castillo con puertas, ventanas selladas y sólo un hueco para alimentarla. Pasó 4 años encerrada y luego murió.

Imagen relacionada
Especial

Irma Grese

Irma fue supervisora de prisioneros en los campos de concentración de Auschwitz, Bergen Belsen y Ravensbrück desde los 19 años, durante la Segunda Guerra Mundial. La mujer fue escalando en rango hasta llegar a ser supervisora de un campamento teniendo a cargo más de 30 mil reclusas, mismas que la apodaron “la bestia bella” y “el ángel de la muerte” debido a su apariencia inofensiva y brutal gusto por torturar a niños, mujeres y quien se le parase enfrente; entre los delitos de los que se le acusaron estuvo también el de abuso sexual.

Y aunque al leer esta descripción muchos pensamos que podría tratarse de una mujer mayor, la verdad es que Irma sólo tenía 22 años cuando ya había cumplido con todo ese historial, mismo que le valió ser puesta en la horca por las autoridades británicas, aunque dicen que ello no le importó mucho, pues no paraba de sonreír y cantar hasta el último momento.

Resultado de imagen para Irma Grese
Especial
También te puede interesar:El misterioso caso de Kim Wall, la periodista desaparecida durante un paseo en submarino

María Tudor de Inglaterra

María fue reina de Inglaterra en 1553 y gustó de quemar en la hoguera a más de 300 católicos durante los 4 años de su reinado en el que decidió volver a someter a su pueblo ante la autoridad de la religión. Le apodaban Bloody Mary y sí, fue ella la inspiración de la bebida a base de vodka.

Dicen que las circunstancias poco afortunadas de su vida, como no poder quedar embarazada y ser ignorada por su marido, fueron las causantes de que enfocara sus energías en causar sufrimiento a los demás.

María murió en 1558 de fiebre y nadie lloró la pérdida, de hecho, el día se convirtió en fiesta nacional y sus súbditos no le rindieron ningún tipo de homenaje póstumo.

Imagen relacionada

Con información de: RT