El animalito quedó varado en la cornisa de un gran edificio a más de 20 pisos de alto, un hecho que conmocionó a todos.

En Minnesota, un mapache provocó pánico no sólo en la población de St. Paul, su capital; sino en todo Estados Unidos, pues se quiso creer el Hombre Araña y escaló 12 pisos de la UBS Tower, quedando atrapado en la cornisa al lado de una de las ventanas. Desde el interior de las oficinas muchas personas se asustaron terriblemente al presenciar el hecho, sin embargo; desde el exterior, el mamífero parecía apenas una pequeña mancha.

“Parece que va bien. Nos han dicho que el edificio tiene trampas para atrapar animales vivos y que están tratando de que llegue allí. Tendremos que mantener los dedos cruzados” – tuiteó Paige Donnelly, de una oficina de abogados.

Paige Donnelly

Y el mapache siguió escalando:

“Mi foto desde el piso 13, alrededor del mediodía. ¡Espero que pueda bajar!”. 

El animalito ya se había aventurado a observar la ciudad desde las alturas hace dos días porque se encontraba en un edificio vecino. “Probablemente en una misión fallida para asaltar los nidos de palomas en el pasadizo elevado”, comentó Tim Nelson de Minnesota Public Radio News y al parecer, el mapache se dio cuenta de que no tenía escapatoria así que siguió escalando.

También te puede interesar: ¡Sorprendente! Realizan demolición y encuentran a este enorme animal

El travieso mapache pronto fue apodado en redes #MPRraccoon (mapache de la MPR), pero eso no fue todo, muchos internautas y medios de comunicación comenzaron a seguir su travesía, incluso, la filial local de CBS la transmitió en vivo.

A media tarde el pequeño ya había escalado 10 pisos más y decidió quedarse a descansar en la cornisa junto a la ventana del número 22.

También te puede interesar: Esta mujer corrió desesperada por ayuda para su mapache… ¿Drogado?
Twitter: @timnelson_mpr

Debido a que las ventanas de la torre no podían abrirse no existía posibilidad alguna de ayudar al mapache desde el interior. Las autoridades de control animal aseguraron que la única forma de rescatarlo era esperar a que llegara a la azotea del inmueble.

Afortunadamente, el mapache llegó sano y salvo hasta la parte más alta del edificio y pudo ser puesto a salvo.

¡Vaya aventura! ¿No crees?