Te sorprenderá saber los raros hábitos alimenticios de varios miembros de la familia real, ni siquiera la reina Isabel II de Inglaterra se salva de estar en la lista.

Si crees que tú eres el único que tiene extrañas costumbres en cuanto a los alimentos se refiere y has llegado a ser hasta excéntrico para seleccionar tus platillos, estás muy equivocado, la monarquía británica también cuenta con inusuales hábitos y aunque muchos podríamos pensar que siempre comen gourmet, utilizan vajillas súper costosas, servilletas de lino y cubiertos de oro, la verdad es que no, pues también les gusta la comida chatarra y los alimentos sencillos. 

Especial

Darren McGrady, quien fue chef de la familia real de Inglaterra por más de 20 años, compartió en una entrevista con elle.com algunas de las costumbres alimenticias más interesantes de la realeza y a continuación te presentamos las más asombrosas.

1. El príncipe Felipe y la comida orgánica

El esposo de la reina Isabel II y padre de Carlos, futuro heredero de la corona de Inglaterra, odia la comida orgánica. McGrady compartió una anécdota en la que evocó los momentos en los que al palacio de Windsor llegaban canastos rebosantes de algunos antojos por parte de la tienda Harrods, la cual los enviaba en señal de agradecimiento por ser el proveedor oficial de la “Casa Real”.  Un día el príncipe Carlos se dirigió a la cocina y al ver uno de los cestos le preguntó entusiasmado al chef si se trataba de un obsequio de Harrods, pero le respondió que no, que era comida orgánica llevada por su hijo, decepcionado exclamó: “¡Oh, maldita comida orgánica!” y salió de la cocina.

Especial

Por otro lado, McGrady aseguró que al duque de Edimburgo no le agrada para nada la elegancia a la hora de la cena, así que en ocasiones baja tan “fachoso” que lo confunden con el jardinero.

También te puede interesar: 10 cosas que Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, NO puede hacer y no creerás
2. La impuntualidad de la “Reina Madre” 

Elizabeth Angela Marguerite Bowes-Lyon, también conocida como “La Reina Madre”, fue la progenitora de la reina Isabel II y de su única hermana, la princesa Margarita. Si bien los ingleses se caracterizan por ser extremadamente puntuales, Elizabeth era la excepción, incluso en varias ocasiones llegó tarde a cenar, así que los presentes decidieron mentirle con respecto al horario, le aseguraron que era a las 8:15 pm para que así llegara a las 8:30 pm en punto. 

Pinterest
También te puede interesar: Así fue como uno de los guardias de Buckingham casi mata a la Reina Isabel
3. La comida saludable era prioridad para Lady Diana 

La inolvidable princesa Diana no era fan de la carne roja, de hecho nunca probaba la carne de res, sólo le gustaba la de cordero, la cual comía exclusivamente en cenas y comidas oficiales, además durante esos eventos comía la versión light de cada platillo, aunque era indispensable que nadie lo notara.

McGrady recordó que cuando “Lady Di” se encontraba en recuperación de sus problemas de bulimia llevaba una dieta muy rigurosa y solía decirle: “Darren tú hazte cargo de las grasas y yo me encargo de los carbohidratos en el gym”.

Especial

Asimismo reveló que sus alimentos preferidos eran las berenjenas rellenas, el pescado, los pimientos morrones y el budín.

4. La comida chatarra de William y Harry 

McGrady asegura que aunque Diana era muy estricta en cuanto a su dieta saludable permitía que sus hijos disfrutaran de comida rápida como cualquier otro niño, de modo que durante la infancia de ambos los llevaba de vez en cuando a McDonald’s. Sus platillos favoritos eran la pizza, hamburguesas y papas fritas.

Especial

5. La reina Isabel II 

Para McGrady era la más autodisciplinada ya que selecciona sus menús con dos o hasta cuatro días de antelación y usualmente para el almuerzo le pedía algo como “pescado grillado con salsa”, no come papas y tampoco le gusta el ajo, lo aborrece por su sabor y olor, aunque ama el pastel de chocolate.

Para el desayuno muchas veces le gusta ser bastante práctica, su primera comida del día suele consistir en un plato de cereal y una taza de té Darjeeling y cuando está de vacaciones en su casa en Balmoral, Escocia come fruta picada.

Un gran punto a favor para la reina es que no le gusta desperdiciar nada de comida debido a que vivió en carne propia la escasez durante la Segunda Guerra Mundial.

Especial

Así que ahora ya no te sientas tan extraño por tus gustos culinarios, después de todo hasta en la realeza sucede. ¿Cuál te pareció más sorprendente?