¿Te  sientes irritado, frustrado, desmotivado, agotado y tienes problemas para dormir? Cuidado, podrías padecer estrés laboral.

Los casos de estrés laboral cada vez incrementan más y lo peor es que este padecimiento se ha convertido en una situación tan cotidiana que muchos no son conscientes de que lo presentan y mucho menos de la gravedad del mismo.

¿Qué es el estrés laboral?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo define como aquel que afecta negativamente a la salud psicológica y física de los trabajadores y a la eficacia de las entidades para las que trabajan.

Por otra parte, el estrés también es entendido como una reacción natural del cuerpo humano, es un mecanismo de defensa instintivo que aparece cuando nos encontramos frente a una amenaza.

También te puede interesar: El estrés podría ser la causa de tus kilitos de más y esta es la razón

¿Por qué vivimos estresados?

La excesiva responsabilidad, la sobrecarga de trabajo, la sobrevaloración de las nociones de éxito y fracaso de cada persona en sus tareas cotidianas, trabajar todo el tiempo bajo presión, una mala organización en las fechas de entrega, rutina monótona, falta de apoyo, malas relaciones con los compañeros, acoso e inestabilidad laboral son los más comunes; aunque pueden existir muchos más que nos hagan sentir al borde de la desesperación.

También te puede interesar: ¿Te has preguntado qué es el estrés? Esta es la asombrosa respuesta

¿Cómo saber si lo sufro?

Dsafortunadamente las personas solemos naturalizar los síntomas porque vivimos en una sociedad en la que siempre hay muchas ocupaciones que atender, en la que siempre estamos ocupados y el trabajo es más importante que incluso la salud.

Generalmente los síntomas se dividen en las siguientes categorías:

  • Emocionales: miedo, irritabilidad, frustración, desmotivación, agotamiento e intolerancia.
  • Conductuales: errores frecuentes, ausentismo, dificultades del habla, llanto y aumento en el consumo de alcohol y tabaco.
  • Cognitivos: disminución de la concentración y de la capacidad de resolver problemas  de forma rápida, confusión y olvidos frecuentes.
  • Fisológicos: contracciones musculares, dolores de cabeza, malestares de espalda y cuello, problemas gastroinstestinales, respiración entrecortada, taquicardia, temblores, sudoración fría e insomnio.

Consecuencias:

El estrés laboral puede llegar a un punto tan alto que afecte nuestras relaciones afectivas con pareja, familia y amigos, incluso podría dañar nuestra salud de manera irreversible ocasionando depresión, ataques de pánico, ansiedad y hasta problemas cardiovasculares que generen consecuencias terribles, de hecho este padecimiento está relacionado con el 25% de los infartos que anualmente suceden en México.

 

Consejos para combatirlo

  • Procura ser más organizado, eso evitará que el trabajo se te acumule.
  • Limita tus distracciones
  • Delega tareas
  • Aprende a decir NO
  • Realiza un hobbie
  • Haz ejercicio
  • Recompénsate
  • Evita los pensamientos negativos. Una buena opción es hacer una lista de estos para después cambiarlos por positivos.
  • Habla con alguien sobre tus preocupaciones

El estrés laboral no es un tema que deba tomarse a la ligera ya que tan sólo en México el 75% de la población lo padece.