La adicción de la menor era tan extrema que llegó a orinarse sobre sí misma para no abandonar la consola.

El famoso videojuego Fortnite tenía apenas siete millones de usuarios en 2017, sin embargo; ha causado tanta sensación en el mundo que actualmente la cifra se incrementó a 55 millones, lo malo es cuando deja de ser un simple hobbie y se transforma en una adicción, y lo peor es que hasta menores de edad están cayendo en esta situación, tal es el caso de una pequeña británica de 9 años de edad.

Todo comenzó en Enero, cuando sus padres Carol y Richard le regalaron una consola de Xbox, fue así como conoció Fortnite, lo descargó y comenzó a jugarlo, este le causó una fascinación impresionante, de la cual sus progenitores no se percataron rápidamente, sino hasta que la maestra de la niña les comentó que algo malo estaba pasando con ella, ya que sus calificaciones habían bajado considerablemente, se quedaba dormida en clases y siempre estaba cansada, incluso para actividades como ballet y gimnasia.

También te puede interesar: ¡¿Qué?! Esta chica se quedó ciega por su adicción a los videojuegos

video games gamer GIF

También te puede interesar: Videojuegos, causa importante de desempleo entre los jóvenes del siglo XXI

Cuando le preguntaron a su hija qué estaba sucediendo, ella reaccionó de manera agresiva. “Pensamos que eran sus hormonas”, reveló la madre al diario The Mirror. Posteriormente, Carol se dio cuenta de que había pagos regulares a Microsoft con su tarjeta de crédito, de alrededor de 50 libras (aproximadamente $1,400 pesos mexicanos), a pesar de que Fortnite se puede descargar de forma gratuita, si un usuario decide pagar aumentará su rendimiento. Al descubrir lo que estaba pasando los padres se enojaron y restringieron el tiempo de uso de la consola a la menor a una hora entre semana y dos los fines de semana.

Sin embargo, esas medidas no fueron suficientes, una noche Richard ingresó a la habitación de su hija y la encontró jugando en la videoconsola, sentada, sobre un cojín empapado, la niña se había orinado encima para evitar despegarse del juego.

Entre lágrimas, la infante comentó que cada noche esperaba a que sus padres se durmieran para poder jugar y que había pasado hasta 10 horas al día haciendo uso de la videoconsola, incluso solía dormirse hasta las 5 de la madrugada.

Los padres consternados buscaron la ayuda de un psicólogo y ahora la niña se encuentra en rehabilitación.

La adicción a los videojuegos se ha convertido en un grave problema de salud pública, de hecho; la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya ha incluido al Trastorno por videojuegos en el borrador de su próxima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades.