¿Fumas?, ¿ tienes mascotas? Tal vez las estés matando lentamente.

Un estudio realizado por la Universidad de Glasgow confirma que los riesgos para la salud de los animales en un entorno de fumadores son altos ya que las probabilidades de que desarrollen mala salud aumentan y podrían terminar con problemas respiratorios y hasta cardíacos, La investigación se enfocó en gatos y a perros.

El estudio consistió en analizar los niveles de nicotina en la piel de los animales domésticos de aquéllas personas fumadoras y las no fumadoras revelando que los gatos y los perros tienen más riesgo de daño celular, son más propensos a contraer cáncer y a aumentar de peso cuando su dueño gusta del cigarro.

También te puede interesar: Estas son las 10 mascotas más caras del mundo (+FOTOS)

Según las investigaciones, los gatos y perros están más expuestos que los niños debido a que tienen menor altura y son más propensos a inhalar el humo de terceras fuentes, por ejemplo, las alfombras, muebles, almohadas u otras superficies en donde la nicotina del tabaco se queda impregnada.

También te puede interesar: ¡Sorprendente! Te presentamos al chimpancé que fuma 20 cigarros al día

La recomendación es simple: ¡dejar de fumar! Pero no siempre es tan fácil para todas las personas, lo que sí se puede hacer es cambiar el hábito y no andar de vicioso en interiores, mejor hacerlo en la terraza o en un lugar en donde tu mascota no entre en contacto  con el humo del tabaco, así él te lo agradecerá y lo tendrás más años fuerte y saludable contigo.