Marco Antonio Vázquez, mejor conocido como “El payasito Tony Tambor”, fue brutalmente agredido el domingo pasado, en el fraccionamiento Oasis Lantana, en Hermosillo, Sonora —donde ofrecía su show en una fiesta— por varios sujetos que se encontraban en estado de ebriedad; sólo porque un niño perdió en un juego y su mamá, Miriam Judith, ordenó a los tipos que se desquitaran con Tambor.

“…Porque un niño no ganó en el juego de la papa caliente, fue llorando con su mamá y esta persona mandó aproximadamente 10 personas a golpear, pisotear y violentar…” publicó Vázquez en su cuenta de Facebook.

En entrevista con el Universal, el payaso refiere que los agresores —entre ellos, un policía— son familiares, que el ex agente es papá de la señora y los otros son sus hermanos. Asimismo, aseguró que Miriam le gritó que no sabía con quién se estaba metiendo, que eso no se iba a quedar así y que lo iban a matar (pues de mientras, los doctores hacen todo lo posible por salvar la visión de uno de los ojos del payaso).

Por su parte, Judith declaró a varios medios  que el payaso le dijo muchas “cosas feas” al niño y ella lo sintió como bullying, así que fue a casa a contarles lo sucedido a sus hermanos y como ella es la “única mujer”, pues “la defendieron”.

Ante la injustificada agresión, la comunidad de artistas y payasos de la ciudad, se  manifestaron al día siguiente en la Plaza Zaragoza, exigiendo la seguridad del gremio y un alto a la violencia contra todos los que se dedican a tan graciosa labor.

Así, el día de ayer la policía municipal, informó a través de un boletín que Héctor Manuel Rivera Ojeda, de 46 años, fue cesado como agente tras comprobarse su participación en la agresión a Tony Tambor.

¡Vaya ejemplo para los niños!