Especial

Julián Hernández fue hallado sano, salvo y feliz después de haber sido reportado desaparecido desde el 28 de agosto de 2002 cuando se lo llevó su padre mientras vivía bajo la custodia de su madre. En ese entonces tenía 5 años de edad y vivía en Alabama (EEUU), pero el hombre decidió llevárselo consigo a Cleveland, Ohio y desde ese entonces Julián vivió con sus dos hermanastros, su papá y la mujer de este creyendo una historia falsa.

También te puede interesar: El misterioso caso de Kim Wall, la periodista desaparecida durante un paseo en submarino

Todo comenzó porque en el 2015, al cumplir los 18 años, Julián fue a matricularse para la Universidad Brandon Falls . En el trámite, el consejero que estaba ayudándolo con el papeleo se percató de que el número de Seguridad Social no coincidía con su nombre. Después de investigar un poco más a fondo, un profesor de la Universidad se dio cuenta de que su número se encontraba en el listado del Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) e inmediatamente contactó a la policía.

Especial
También te puede interesar: Colectivo el Solecito, el valiente grupo de mujeres que busca a sus hijos desaparecidos en fosas

Así fue como se abrió la investigación y se descubrió que Bobby Hernández le había cambiado la identidad a su hijo inventándole una historia sobre su verdadera madre y ocultándole que él mismo se lo arrebató sin tener la custodia. El teniente Johnny Evans del departamento de Vestavia Hills  comenta: 

 Julián no conocía su fecha de cumpleaños ni su auténtico nombre, y tampoco sabía que su madre le daba por desaparecido.

Bobby fue detenido y acusado de secuestro, manipulación de los registros y de usar presuntamente información falsa para conseguir un documento de identidad en Ohio en 2012. Por otro lado, la madre de Julián pudo estar tranquila luego de tantos años sin saber de él. Así fue como se cerró el caso del joven quien estaba secuestrado sin saberlo.