No cabe duda que el amor de madre no contempla lo imposible, y  si tienes hijos sabes que serías capaz de hacer lo que sea con tal de ayudarlos y verlos felices. Es por esa razón que miles de personas se han quedado con la boca abierta luego de conocer  la historia de Julie Bradford, la admirable mujer que dio a luz a su propio nieto.

La historia comienza así: Un buen día, Jessica, la hija de Julie, fue diagnosticada con cáncer de cuello uterino cuando apenas tenía 18 años, la noticia debastó a ambas, sin embargo lucharon como todas unas guerreras contra la enfermedad y aunque la vencieron hubo consecuencias y es que luego de tres años de quimioterapias, lamentablemente la joven quedó estéril pero por fortuna, antes de comenzar el tratamiento de su enfermedad, Jessica decidió congelar sus óvulos en el Hospital Universitario de Cardiff en Gales por si en un futuro deseaba convertirse en madre ( y es que conocía perfectamente los efectos secundarios de la lucha que estaba librando).

También te puede interesar:Esta madre inyectó heces fecales a su hijo enfermo de cáncer

Los años pasaron y después de todo Jessica pudo tener una vida normal de nuevo, entablar una relación estable y tener una pareja que se adecuaba perfectamente a ella, así que las cosas se fueron dando como normalmente lo harían y ambos llegaron a tener la ilusión de procrear a un bebé pero a sabiendas de lo complicado que iba a ser, la pareja decidió que los óvulos de Jessica fueran implantados a su madre, quien no dudó ni un segundo en aceptar la propuesta y sacó adelante el embarazo hasta que dio a luz al pequeño Jack Jenkins, que pesó tres kilos y se encuentra en excelente estado de salud.

También te puede interesar:Una madre de Siria que lucha contra el hambre: La nueva heroína de Marvel

Luego del nacimiento del bebé, la valiente abuela de 45 años de edad se encuentra de maravilla y confesó que durante el cáncer que padeció su hija, se sentía incompetente pero ahora está muy feliz por haber podido participar en esta etapa tan importante de su vida.

“Mi madre es la más valiente y maravillosa del mundo. La quiero mucho por dar vida a mi hijo”, fueron las declaraciones de Jessica Jenkins.

 

 

No hay comentarios