BUAP

Existen muchas comunidades que no tienen acceso a muchas cosas como caminos pavimentados, servicio de telecomunicaciones y bueno hablar de educación es prácticamente impensable debido a que la gente tiene como prioridades el trabajo y “sobrevivir”, así que se la educación se convierte en un lujo, dejando a los niños y jóvenes sin oportunidades de desarrollarse o bien si desean hacerlo deben de cambiarse de casa o recorrer diariamente muchos kilómetros para lograrlo, de ahí que muchas instituciones busquen la forma de facilitar el acceso a una preparación académica, la BUAP por ejemplo puso su granito de arena inaugurando el segundo Centro Comunitario “Kali, la Universidad en comunidad”, en Barranca Honda, Puebla.

También te puede interesar: Estudiantes y docentes de la BUAP son reconocidos por su compromiso

Estos programas que se realizan en pro de la educación están a cargo del Centro Universitario de Participación Social (CUPS), el cual ha logrado poner en marcha al menos 13 campañas de alfabetización en zonas rurales del Estado, 5 bibliotecas comunitarias, 2 centros comunitarios y 2 centros más para aprender a escribir y leer.

BUAP

Ahora, el nuevo centro para la educación o Kali (en náhuatl significa casa) está enfocado a los menores que no tienen  acceso a la educación en ninguna de sus formas, en él hay actividades de alfabetización aunque también hay talleres que van enfocados a los adultos, como el programa “Apúntate”, el cual tiene como objetivo alfabetizar a las personas de la comunidad, de la misma manera se impartirán talleres productivos de ciencia y arte, presentaciones artísticas y además estos lugares también funcionan como bibliotecas.

Especial

Los Kali tienen cuatro líneas de trabajo, Educación para la vida, Salud y bienestar comunitario, Economía social y Ciencia, arte y cultura, en los cuales la gente puede acudir a prepararse y a estudiar.

También te puede interesar: Los extensionistas universitarios, el grupo de jóvenes que reparte educación por Puebla

Es importante mencionar que este esfuerzo no sería posible sin las personas que laboran para que estos centros funcionen, así como los que realizan sus practicas profesionales y los voluntarios que se encuentran ahí.

Y es así como los beneficios del conocimiento llegan a los grupos sociales que más lo necesitan. Esperemos que pronto sean más los Kali’s que estén al rededor de todo el estado y país.