Vía: Tumblr

Esto se va a descontrolar.

Hay muchas posturas psicológicas que afirman que la relación plena y desinteresada de un hombre por una mujer es posible y muchas veces lo vemos, es decir, sabemos de un hombre (que no es gay) que sostiene una relación de mejores amigos con una mujer, sin embargo, la Ciencia dice que la madre naturaleza nunca se equivoca y es imposible que las cosas sean cien por ciento «puras» debido a que los hombres siempre responden al llamado natural terminando por sentir alguna atracción por las amigas,¡ups!

También te puede interesar: Estudio afirma que los hombres heterosexuales se sienten atraídos por otros hombres cuando toman alcohol

La polémica conclusión llega a nosotros gracias a un grupo de investigadores del Evolutionary Psychological Science y a la doctora April Bleske-Rechek, profesora de la Universidad de Eu Claire en Wisconsin, Estados Unidos. El estudio concluye que los hombres son más propensos a definir a sus amigas como «un miembro del sexo opuesto hacía quien me siento atraído y con quien tendría algo si se me diese la oportunidad», mientras que las chicas suelen definir a sus amigos como «un simple amigo del sexo opuesto» (oh sí, la Friendzone).

Vía: Corbis

Según la ciencia moderna, la amistad entre los adultos jóvenes del mismo sexo se trata de una novedad evolutiva que no compartimos con nuestros antepasados y para comprobar esto, la doctora Rechek reclutó en linea a 114 hombres y 192 mujeres que debían responder una encuesta en la que se les pedía el nombre de un amigo en concreto del sexo opuesto y  escoger la definición que mejor encasillara a la persona en la que habían pensado. Los hombres fueron claros: son propensos a pensar en mujeres primero y a sentirse más atraídos por sus amigas que ellas por ellos. 

También te puede interesar: Los Gastrosexuales, la moda emergente de hombres que cocinan para ligar

Las respuestas de la doctora (que en mayoría eran de jóvenes universitarios) mostraron que los chicos puntuaron significativamente más alto en las escalas sobre el atractivo físico de la persona, afirmando que les gustaría tener sexo con ella, dejando la incógnita sobre si serían los mismos resultados si en vez de preguntar por sexo se les preguntará sobre una relación formal o romántica y cómo los hombres aparentan tan bien para que las mujeres no se den cuenta de este deseo sexual.

«Creo que podemos decir que el «amigo» del otro sexo que le viene a la cabeza a una persona cuando se le pregunta por amigos quizá no sea el mismo amigo del mismo sexo con el que pueda verse diario, ya que realmente no piensa en amistad, sino en una posible pareja sexual» .- Doctora April Bleske Rechek. 

Vía: WarnerBrosPictures

Por supuesto que las declaraciones han causado bastante polémica y es que muchas personas tachan el descubrimiento como algo poco profesional, ya que argumentan que la misma evolución nos ha llevado a tratarnos a todos por igual, sin embargo, hay que recordar que los resultados de la Doctora y su equipo de investigadores son meramente científicos, es decir, no relacionan los aspectos psicológicos, de creencias o sentimentales. Eso quiere decir que si hablamos de un conjunto sí podría existir la amistad sincera hombre-mujer, sin embargo, hablando biológicamente esto es prácticamente imposible.