Getty Images

¿Quién no ha intentado saludar a su ídolo en las redes sociales?, ¿cuántas veces hemos tratado de ser afortunados y que nuestro artista favorito le de siquiera un like a nuestra publicación? Bueno, son pocos los que pueden gozar de esta suerte, aunque ninguno como esta tuitera de Guadalajara, Jalisco, México.

Su nombre es Mónica de la Paz y desde hace unas semanas, la chica se había dedicado casi de tiempo completo a difundir una campaña de la página web GoFoundMe que había creado para una amiga en Texas. Necesitaba recaudar 770 dólares para que a la chica le hicieran una biopsia ya que hace un tiempo había tenido cáncer y ahora le habían salido unos bultos en la tiroides, así que temía que la enfermedad volviera. Desafortunadamente, la mujer vivía al día, así que no le alcanzaba para pagar el estudio y tampoco aceptaban hacérselo sin el pago por anticipado, de ahí que Mónica, su amiga, pusiera manos a la obra y usara Internet para solucionar el problema.

Una de las personalidades del espectáculo que admira Mónica es precisamente Guillermo del Toro, así que decidió probar suerte y mandarle un tuit en el que le pedía que compartiera su publicación para que llegara a más gente y su amiga tuviera la oportunidad de juntar la cantidad de dinero mucho más rápido.

Los minutos pasaron y la joven ya se había hecho a la idea de que su mensaje se había perdido entre los miles que seguramente le llegan diario a Del Toro, sin embargo, una hora más tarde, el cineasta le respondió que el monto ya estaba pagado, ella por supuesto, no lo podía creer, así que corrió a ver la colecta y sí, era verdad, Guillermo del Toro había donado los 665 dólares que faltaban (unos 12 mil pesos mexicanos) para que su amiga pudiera ir con el doctor.

GoFoundMe

Obviamente, la acción del famoso llenó de alegría a Mónica, quien le agradeció en Twitter la noble obra, además de claro, decirle que ahora su amiga ya no estará preocupada.

Por cierto que junto a Guillermo, la chica también había tuiteado a otros famosos con la intención de difundir su mensaje, pero nadie más le contestó, aunque claro, ya ni siquiera es necesario.