Foto Ilustrativa/ Especial

La sociedad poco a poco se ha ido volviendo más miedosa debido a que la delincuencia crece y tristemente los más jóvenes son los que se han visto orillados a caer en estas prácticas, tal es el caso de la colonia Sánchez Taboada en Tijuana, donde los sicarios son apenas unos niños que cobran 50 pesos por asesinar a quien se les indique.

También te puede interesar: Los niños sexoservidores de Cancún, deben perder la inocencia para poder ir a la escuela

La edad de los menores que son reclutados por los cárteles de droga es de entre 10 a 16 años y en Tijuana es de lo más normal ver en la calle a los chicos portando armas de fuego esperando las indicaciones de acribillar a quien se les ordene por un pago de 50 pesos mexicanos, al menos así lo aseguran los vecinos.

Foto Ilustrativa/ Especial

A decir de las declaraciones, los policías acuden a la colonia Sánchez Taboada comúnmente a realizar sus rondines, incluso son testigos de los que ocurre con los niños, pero solo hacen como si no pasara nada e ignoran la situación.

La situación en Tijuana cada vez es más alarmante ya que a pesar de que las autoridades competentes hacen lo posible por brindar seguridad a la colonia, los delincuentes siempre buscan la manera de mantener la colonia oscura para poder cometer sus delitos, como robos, secuestros, violaciones e incluso han quemado casas, por lo que la gente temerosa ha optado por hacer un toque de queda y resguardarse en su casa desde las 7:00 pm. 

Foto Ilustrativa/ Especial
También te puede interesar: Niñas de 10 años grabaron el abuso sexual que sufrían para que los adultos les creyeran

Por su parte, el gobierno acepta que sí existe un grave y fuerte problema de narcotráfico en esa colonia, en donde se ha detenido a muchos menores de edad por posesión de armas de fuego, en ocasiones con droga y otras más por haber asesinado, pero recalca que el problema se debe combatir no solo con nuevos elementos de seguridad, sino con el apoyo de la sociedad para tener mejores resultados.

El problema es bastante grave y nada sencillo, pero es ahí cuando las autoridades deben de poner mano dura para tratar de cambiar la situación, además hay que  tratar de brindar más oportunidades para que los más pequeños no sean presa fácil de este tipo de actos y puedan tener una infancia normal.