Del dicho al hecho hay mucho trecho y  Felipe Garrido lo demostró luego de unirse a una marcha realizada en Chile, la protesta llevaba por nombre #NiUnaMenos y era para tratar de frenar la violencia de género que se vive en latinoamérica.

El cartel del engaño

Entre las miles de personas que marcharon con carteles, banderines y palabras escritas en el pecho, Felipe destacó por la cartulina que elevaba con orgullo, era un hombre que luchaba por la seguridad de las mujeres, su imagen impactó tanto que salió en todos los medios de comunicación y llovían los buenos comentarios gracias a su participación en la protesta.

El anuncio decía:

“Estoy semidesnudo, rodeado por el sexo opuesto… Y me siento protegido, no intimidado, quiero lo mismo para ellas”.

Una frase con mucha fuerza, ¿no crees? Tanta como para ser llamado “el cartel más ingenioso de la marcha”.

cartel

¿Quién es realmente?

Pero el joven no era para nada lo que todos creían, la farsa terminó cuando Francesca Palma se enteró de la fama de la que se estaba colgando su ex Felipe Garrido y por eso no dudó ni un minuto en desenmascararlo.

Francesca aseguró que la historia de ambos comenzó cuando ella tenía  15 años de edad, al conocerse se enamoraron perdidamente y cuando ambos tenían 17 la muchacha quedó embarazada, ahí fue cuando el verdadero Felipe comenzó a salir a la luz.

También te puede interesar: Mujer electrocuta el pene a su pareja como castigo por serle infiel

Al principio Francesca y su familia se hicieron cargo de todos los gastos de su embarazo porque Felipe argumentaba que no podía dejar de estudiar (aunque en sus tiempos libres no trabajaba). Por un tiempo vivieron en casa de la joven y posteriormente se fueron a vivir solos con su bebé pero las cosas no salieron como se esperaba.

“Siempre nos cortaban la luz. La persona que nos ayudaba a cuidar a la niña atestigua todo esto. Ahí empezaron las peleas, porque yo ya estaba aburrida de mantenerlo, que no trabajara. Una vez me tiró un plato y me rompió el tendón, tengo una cicatriz en el pie. Llegamos a la Clínica y él me pidió que no le contara al doctor que me atendió para que no se fuera detenido. Me arrepiento mucho de haberle hecho caso” comentó Francesca a un medio local.

ex mujer

Después de un tiempo se separaron pero continuaban viviendo juntos debido a que Francesca quería que su hija creciera en un hogar, le pidió que ya no durmiera con la niña y él le respondió con una cachetada, se realizó heridas y llamo a la policía para culparla y tratar que se la llevaran presa, no funcionó.

Pero eso no es todo porque ese Felipe que dice defender a las mujeres tiene una deuda de pensión alimenticia de más de 4 mil dólares, es decir, unos 80 mil pesos mexicanos.

facebook

También te puede interesar: ¡Insólito! ¡Por qué este hombre se comió la placenta de su esposa?

Por cierto que la mujer también asegura que nunca imaginó ver a su ex en una marcha como estas. “Te imaginas cómo me sentí cuando lo vi en todos lados, a la gente dándole pantalla a un tipo que ha hecho cuadritos mi vida y la de mi hija, si no me hubiese ido de la casa, capaz sería yo una menos”.

Por supuesto que el mundo está consternado, nadie puede creer que Felipe haya tenido el cinismo de hacer tal cosa y luego asegurar que apoya al género opuesto y es que el día en que asistió a la marcha se supondría que vería a su hija pero argumentó que tenía mucho trabajo aunque jamás sospechó que después todos se dieran cuenta de que en realidad no había ido a laborar, estaba “protestando”.

Claro que el sujeto no ha dicho nada al respecto, nadie lo ha podido encontrar para que de su versión de lo sucedido o se defienda, así que como dicen por ahí, el que calla otorga.