A pesar de las constantes protestas y la molestia de los cardenales, el gigante de la comida rápida logró abrir sus puertas cerca del Vaticano.

Como bien sabemos, uno de los grandes en la industria de la comida rápida es McDonald’s, en cada rincón del mundo existe un local en donde venden comida de éste, incluso ahora la gente puede comer en uno de ellos en la mismísima ciudad del papa y como podrás imaginar, los fieles católicos han pegado el grito en el cielo cuando se enteraron de que el local estaría frente a la plaza de San Pedro.

También te puede interesar: Religioso viola a niña a de 8 años y su multa son 2 cartones de cerveza

El inicio del caos

Todo comenzó cuando un grupo de cardenales se alarmó al enterarse de que APSA (la agencia de la Santa Sede encargada de administrar los bienes inmuebles del Vaticano) rentaría un espacio entre la calle de Borgo Pio y la Vía de Mascherino para ubicar ahí el restaurante de comida rápida, su mayor temor, era que al vivir encima de ese edificio tendrían que pagar los gastos pero por fortuna el Vaticano les informó que únicamente quitarían un elevador para poder adaptarlo al McDonald’s.

Al principio, los cardenales se opusieron rotundamente a la idea porque la zona ya está bastante golpeada por la infinidad de mercados y puestos que dañan la imagen de la Santa Iglesia pero, claro está, no pudieron vencer al grande estadounidense, el cual ya abrió sus puertas a todos los turistas que no dudaron ni una vez en ir a conocerlo y mientras disfrutan de la bizarra pero gran vista de la plaza famosa del Vaticano. No cabe duda que los tiempos cambian y hasta la santa sede tiene que adaptarse.

También te puede interesar: La Capilla Sixtina, muy a la mexicana

No hay comentarios