¿Hasta cuándo vamos a entender?

Muchas personas creen que los perros son un accesorio más para andar trayendo de lado a lado, otros tratan a estos pequeños como objetos para descargar su furia o al menos de eso fue víctima “Muñeca”, una perrita de Michoacán que murió a causa de haber sido torturada por sus agresores que le dieron solventes, la picaron con objetos punzocortantes y para colmo, la bañaron en pintura de aceite.

También te puede interesar: Matan a balazos a un perro oficial por retrasar 16 vuelos en Nueva Zelanda

Justicia para la perrita azul

La historia de “Muñeca” comenzó cuando Carlos Manuel Jiménez, presunto agresor de la perrita, compartió en Facebook unas fotos de cómo había quedado esta después de haberla pintado de azul. Claramente este hecho enfureció a muchos usuarios de la red social por lo que Carlos tuvo que cerrar inmediatamente su cuenta para que no pudieran encontrarlo.

Lo que no esperaba, fue que todas las personas empezaron a movilizarse para encontrar el paradero de la perrita azul y tras una larga búsqueda, encontraron a Muñeca en el interior de un lugar de almacenamiento de agua al oriente de Morelia, capital de Michoacán, en muy mal estado. Gracias a este encuentro, la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, inició la investigación para dar con los responsables de la situación de la que fue víctima la perrita y así hacerles caer todo el peso de la ley.

Imagen: Change.org
También te puede interesar: A pedradas, niños matan a un flamenco en un zoológico de República Checa

A comenzar la búsqueda

Después de haber encontrado a la pequeña de 12 años de edad, los ciudadanos comenzaron a solicitarle al gobierno apoyo económico para poder llevarla a un veterinario; además, mediante la página para crear peticiones, Change.Org, muchos usuarios de Facebook comenzaron a pedir justicia por Muñeca y así dar con los agresores. Lamentablemente, la perrita falleció mientras era atendida por los veterinarios. Durante la autopsia se encontró que además de haber sido bañada con la famosa pintura azul de aceite, había ingerido solventes y también tenía profundos cortes en diferentes partes de su cuerpo ocasionados con un picahielos.

No cabe duda de que los animales son los seres más vulnerables cuando caen en manos de personas enfermas, esperemos que encuentren a los causantes de la cruel muerte de Muñeca ya que, como dice la petición de Change.Org: “Hoy fue una indefensa perrita, mañana puede ser una persona”. 🙁