¿Alguna vez les has dicho a tus familiares y amigos que cuando mueras prefieres que festejen y no que estén tristes? Pues podrían tomárselo muy en serio.

En Ciudad Victoria, Tamaulipas, el señor Ventura Coronado Mata murió, pero antes de partir le pidió a sus amigos que cuando eso sucediera lo llevaran a su segundo hogar, la cantina “Los Cuates”, un sitio en el que vivió excelentes momentos, ya que además de atender a los comensales, muchas veces tuvo que ser Psicólogo, consejero y confidente al escuchar las historias de amor y desamor que muchos le compartían y por supuesto, mientras esto sucedía él les daba mucha cerveza porque con alcohol las penas saben mejor.

También te puede interesar: Pensó que era un juego inocente pero murió durante la celebración de su boda (+VIDEO)

Seguramente para festejar en grande bailaron con Don Ventura y el ataúd no debió ser impedimento porque les permitió crear nuevos pasos.

Especial/Ilustrativo
También te puede interesar: No podrás creer cuál fue el último deseo de Stephen Hawking antes de morir

 

Quizá también le invitaron cerveza.

Le dedicaron canciones.

 

Le llevaron mariachis o a su grupo musical favorito.

 

Y puede que hasta un pastel le regalaron para el último adiós.

Desafortunadamente no estuvimos en la fiesta, lo único cierto es que sus camaradas comentaron que lloraron al recordar los buenos momentos que compartieron al lado de Don Ventura, sus consejos, anécdotas y los secretos que se llevó a la tumba.

Definitivamente lo que estos señores hicieron por su “compa” demuestra que su amistad era de verdad, ¡más como ellos!