¡Se quedaron con las ganas!

Levantas la bocina de tu teléfono para agendar una cita y cumplir tus fantasías sexuales más locas y atrevidas con la prostituta de tus sueños, contestan la llamada y justo antes de poner fecha y hora, te enteras de que tu «futura mujer» fue asesinada al interior de su domicilio por uno de sus clientes.

No se trata de una película de terror sino de una campaña creada por Le Mouvement du Nid, una organización no gubernamental francesa contra la prostitución y la famosa agencia publicitaria McCann, quienes mediante el sitio web llamado Girls of Paradise (Mujeres del paraíso) te invitan a ver el perfil de las sexoservidoras que tienen en servicio, después puedes tener comunicación por teléfono o chat con ellas y cuando estás convencido de pasar una noche a su lado, el espacio revela fotos del cadáver o de las grabes lesiones que sufrió la mujer que elegiste luego de tener un encuentro sexual con su anterior cliente.

También te puede interesar:Mujeres que dan sexo oral tienen mejor salud
860_girl_2_
Foto: Girls of paradise

Aunque parezca increíble, en las primeras semanas que el sitio web estuvo en funcionamiento, miles de hombres entraron al espacio y lo único que obtuvieron fue un golpe de conciencia porque uno de los objetivos de la campaña es mostrar que el pagar por sexo te hace cómplices de los agresores y criminales, así que aunque tú creas que no tienes nada que ver con el sufrimiento de estas mujeres, en realidad eres la pieza clave de su dolor porque si no las compras, no las lastimas.

20121124_115430
Foto: Girls of paradise
También te puede interesar:Mujer con muerte cerebral da a luz a un bebé

La campaña tuvo tal impacto que recibió el Clío de Oro, uno de los premios mas importantes de publicidad y es que aunque nos cueste trabajo reconocerlo, a pesar de estar en pleno siglo XXI, la agencia ha expuesto una realidad que existe, que no se modifica pero que todos ignoran.

Con este trabajo buscan crear conciencia en los hombres (y pocas mujeres) que buscan este tipo de servicios, haciéndoles ver cómo indirectamente también se convierten en delincuentes.