Especial

Una de las parejas favoritas de Hollywood fue sin duda la de Angelina Jolie y Brad Pitt pero desafortunadamente después de 12 años de relación decidieron poner punto final a su matrimonio y con ello dar inicio a la repartición de bienes; es así como han puesto a la venta la lujosa mansión situada en Long Island, Estados Unidos.

El inmueble con una superficie de 11 hectáreas y 1800 metros cuadrados de extensión está valuado en 55 millones de dólares y aunque parece un precio elevado, la verdad es que bien lo vale porque cuenta con características maravillosas.

También te puede interesar: Quería parecerse a Angelina Jolie y el resultado es aterrador (+FOTOS)

La hermosa casa cuenta con 8 habitaciones, 8 baños y una suite principal con un balcón desde el que se puede apreciar el mar, por si fuera poco, tiene su propia peluquería, spa personal y un refugio antiaéreo. 

Especial

La vivienda construida en 1987 también tiene su propia playa privada, un muelle donde se sitúan varias motos acuáticas de la pareja, dos casas pequeñas de 500 metros cuadrados cada una y una cabaña rústica para los invitados, por supuesto, todas con vista a Long Island Sound.

También te puede interesar: La boda más lujosa de todos los tiempos, ¡regalaron un iPhone 8 a cada invitado! (+VIDEO)
Especial
Especial/Vista a la playa

Cabe mencionar que esta no es la única vivienda que la pareja ha puesto a la venta, ya que debido a las ocupaciones de ambos les resultaba muy difícil vivir en un sólo lugar así que cuentan con diversas propiedades alrededor del mundo, tales como la mansión situada en Hollywood donde Brad vive actualmente, el castillo en Francia donde celebraron su boda, el cual cuenta con sus propios viñedos y es quizá su mayor adquisición pues está valorado en 70 millones de dólares.

Castillo de Brad y Angelina/Especial

Angelina y Brad también poseen otra mansión en Italia y otra más en Richmond, Inglaterra, así una casa junto a la playa en Santa Bárbara, California.

Otra de sus súper residencias se sitúa en el barrio francés de Nueva Orléans, la cual adquirieron en 2006.

Por si lo anterior no fuera suficiente, también son dueños de dos departamentos en Nueva York y una casa tradicional en Camboya, lugar donde nació su hijo adoptivo Maddox.

Al parecer la idea de la ex pareja es vender poco a poco las propiedades para repartir las ganancias en partes iguales y lograr así que ambos estén conformes. Seguramente con esa cantidad de dinero claro que lo estarán, ¿no crees?