Lo que parecía un simple juego, para un adolescente se transformó en una gran tragedia que ocasionó daños irreparables y ahora deberá pagar millones de dólares como multa.

La adolescencia es una etapa difícil en la vida, los cambios hormonales, la búsqueda de la identidad y la falta de madurez orillan a chicos a cometer muchos actos de rebeldía, algunos de ellos con altas dosis de irresponsabilidad, tanta, que provocan consecuencias graves a ellos mismos e incluso otras personas.

En Oregón, Estados Unidos, un adolescente de 15 años de edad, del que su identidad no ha sido revelada, causó un incendio forestal masivo, todo gracias a que jugaba con fuegos artificiales en compañía de sus amigos, informa el diario Oregonian.

Especial
También te puede interesar: Intentó matar a una araña… Pero terminó incendiando todo su edificio

Todo parece indicar que el adolescente y sus amigos caminaban cerca de Eagle Creek Canyon en Columbia River Gorge mientras jugaban con fuegos artificiales ilegales, los cuales desataron un terrible incendio en el bosque. Las llamas se extendieron rápidamente consumiendo aproximadamente 20,000 hectáreas de árboles y viviendas, un incidente que llenó de cenizas la cercana ciudad de Portland.

 

También te puede interesar: Bomberos rescatan a un grupo de cerdos…. ¡Y luego se los comen!

Liz FitzGerald, una excursionista que presenció cómo el adolescente y sus amigos reían mientras arrojaban una bomba de humo y encendían el fuego, cree que los causantes no tenían conciencia sobre la gravedad del acto que habían cometido.

“¿Te das cuenta de que acabas de iniciar un incendio forestal?” – cuestionó FitzGerald.

 

“¿Pero qué se supone que hagamos al respecto ahora?” – dijo el chico, al tiempo que filmaba el evento con su celular.

 

“¡Llamar al maldito departamento de bomberos!” – respondió FitzGerald.

“Hubo completa indiferencia”, menciona, lo cual le pareció muy extraño y llegó a la conclusión de que el joven no entendía la magnitud de lo sucedido. 

El acto ya fue llevado ante las autoridades y evidentemente será castigado, el juez John A. Olsen ordenó que el adolescente pague un total de $36,618,330 dólares en restitución a las víctimas del incendio forestal, incluidos los residentes que perdieron sus hogares y los departamentos estatales y federales que lucharon por apagar el fuego.

Sin embargo, Olsen reconoció que probablemente el adolescente nunca podrá pagar esa gran suma de dinero en su totalidad, aunque la millonaria multa “es claramente proporcional a la ofensa porque no excede los daños financieros causados por el joven”. 

Especial

Además de la exorbitante multa, este hombrecito deberá realizar 1,920 horas de servicio comunitario con el Servicio Forestal y escribir cartas de disculpas a todas las personas afectadas por el incendio y cumplir con cinco años de libertad condicional.

Seguramente pasará varios años de su vida tratando de juntar la cantidad de dinero impuesta para cubrir el daño, aunque si algún día lograra pagar los 36 millones de dólares no sería suficiente para resarcir el daño provocado. 

Esperemos que esta lección le sirva a él y a todos los que muchas veces no miden las consecuencias de sus actos.