Extra Worldnews

A veces un mal día (o conjunto de ellos) puede causar un momento trágico.

La historia ocurrió en Dyron, Ohio, Estados Unidos y desde entonces ha estado dando la vuelta al mundo y no es para menos porque a decir de las cámaras de seguridad y las versiones de los testigos nos queda claro que como este hombre debería haber muchas más personas en el mundo.

Su nombre es Damone Hudson de 24 años y es un conductor de transporte público que al ver a una mujer del otro lado de la barandilla de seguridad del río Great Miami no dudó en detenerse y cortar el camino para intentar convencerla de no aventarse, primero, el hombre abrió la puerta del vehículo y le preguntó por qué no volvía del lado seguro del barandal pero no obtuvo respuesta, ni siquiera cuando le pidió que lo hiciera por él, así que mejor decidió bajar.

También te puede interesar:Esta inusual historia de una joven y su burro de carreras te hará reflexionar

También te puede interesar:Policías acuden a un llamado y terminan invocando a Satanás

Por fortuna, Damone tomó la decisión correcta y a decir de los medios de comunicación y quienes iban dentro del autobús, cuando él se bajó y le preguntó si podía darle un abrazo porque notaba que estaba teniendo un mal día, la mujer accedió y esto dio el tiempo suficiente para que no pasara algo lamentable, después la policía llegó y se encargó de la chica que aún se veía bastante aturdida, por su parte, su salvador aseguró que este tipo de cosas son las que la sociedad no debe pasar por alto y que si se volviera a topar con una situación así no dudaría en parar la marcha otras 100 veces, algo que es de reconocerse tomando en cuenta que en estos días la gente no se caracteriza precisamente por ser empática o considerada con el prójimo.