www.circodeloshorrores.com

Es bien sabido que lo que no conocemos nos provoca miedo y este es el mejor ejemplo de todos.

Payasos poseídos, novias zombies que fueron plantadas en el altar, vampiros, niños que murieron y quieren jugar en la eternidad o el mismísimo innombrable (Belcebú, pues) seguramente son quienes forman parte de todas esas “cosas” que jamás quisieras toparte pero te encanta ver en las películas de terror; ahora que si te crees el “muy, muy” te vamos a contar una bonita historia que te va a poner la piel chinita, chinita: es el circo de los horrores.

Érase una vez

Imagínate que andas muy entrado escuchando música o jugando Pokémon Go en el camión de camino a tu casa hasta que ¡demonios!, se te pasó la parada y la ruta termina por bajarte en un oscuro cementerio.

Quisieras tomar otro autobús pero es demasiado tarde y ya no pasan, entonces decides jugarle al valiente y te atraviesas por el camposanto para acortar camino porque ¿Qué tal que te agarra un maleante y te bajan toda la quincena? Ni hablar, ahora uno no se puede dar el lujo de regalar lo que tanto le ha costado.

Un minuto bien, dos minutos bien, diez minutos sin nada que te moleste pero de pronto comienzas a escuchar ruidos extraños, las manos te sudan y cuando decides voltear, ¡carajo! ¿De dónde salieron todos esos monstruos que vienen caminando detrás de ti?. No, no es una película de “Saw” es justo lo que le pasa a Suso clown, el desafortunado hombre que está en medio de “El circo del terror”. 🙁

CQSpa_-WwAAAvKK
www.circodeloshorrores.com

 

Sin duda muchos lo definirían como magia (y no de la bonita) pero lo cierto es que la experiencia está llena de adrenalina, a decir de los que han estado ahí es lo más parecido a vivir una escena de “sé lo que hicieron el verano pasado” muy al estilo circense, es decir, con marometas y actos dignos de un espectáculo asombroso, pero ¡basta! ya no pensamos contarte más detalles.

Nadie se salva del miedo

Imagínate, la sensación es tan real que hay quienes han afirmado que se trata de un mismísimo rito satánico, sí, uno real y le rezan a todos los santos para que nadie de sus seres queridos caiga en la maldición, ¿no me crees? Échale una revisada a tus redes sociales y si el circo de los horrores ya pasó por tu ciudad encontrarás alguna publicación alusiva al tema.

 

Foto: Facebook
Foto: Facebook

Pero tranquilo, se ha confirmado que esto no es así y que aunque todas las ciudades en donde se presenta este peculiar circo de los horrores han tenido uno que otro creyente tratando de acusarlos de malas personas, en realidad son representaciones basadas en identidades ficticias y otras no tanto (vampiros y negros que ejercen el vudú, por ejemplo)  que crean una historia que te dejará con la boca abierta, bien dicen por ahí, “no hay mala publicidad”.

La pregunta es: ¿Te atreverías? ¡Ay nanita! D:

 

www.circodeloshorrores.com
www.circodeloshorrores.com