El Jardín Botánico de la UNAM alberga una gran variedad de la flora que hay en México, el cuidado que ahí les dan es muy riguroso, ya que resguardan 300 plantas de las 945 consideradas en peligro de extinción, además cuentan con un acervo de 1853 especies distintas que es aproximadamente el 7.5% de toda la diversidad que se conoce en la República Mexicana.

Recientemente, el Jardín tomó una iniciativa que tiene como objetivo continuar con la preservación de las especies en peligro de extinción y esto lo quieren lograr dando en adopción a los ejemplares para que sean cuidados y tengan mejores atenciones. Las especies que más preocupación causan son las agaváceas,  orquídeas, cactáceas y crasuláceas, por eso se tratará de encontrarles un hogar que continúe con su preservación y ¿por qué no?, su reproducción.

GIPHY
También te puede interesar: El jardín botánico de la BUAP impulsará la investigación de plantas medicinales para desarrollar fármacos

El Centro de Adopción de Plantas Mexicanas en Peligro de Extinción es el nombre que el Instituto de Biología de la UNAM le dio al proyecto. La adopción de estas especies te compromete a cumplir los siguientes puntos:

– Cuidar la planta como a un hijo.
– Informar constantemente al Jardín Botánico su estado.
– Mantenerla bajo su custodia y no introducirla al medio silvestre.
– En caso de fallecimiento, heredarla a sus hijos, nietos o familiares cercanos como uno de sus bienes más valiosos.

También te puede interesar: PlantNet, la app con la que identificas cualquier planta y está causando euforia
Especial

Volverte padre o madre adoptivo no es complicado, lo único que tienes que hacer es acudir al Centro de adopción ubicado en la Tienda “Tigridia” del Jardín Botánico IB-UNAM en Ciudad Universitaria, reconocer las plantas con el logotipo del proyecto y elegir la de tu preferencia, después tendrás que llenar el registro y cubrir la cuota de recuperación por cada planta que te lleves, por último, se te entregará un certificado de adopción y un instructivo con todos los cuidados.

Esta es una gran oportunidad para poner a prueba tu responsabilidad y compromiso, no sólo con la naturaleza, sino contigo mismo. ¿Qué mejor manera de aprender a ser responsable que cuidando  una planta?