Porque Trump SIEMPRE es el culpable.

El reinado de las ladies y los lords sigue dando nuevos integrantes, de verdad, NO PARAN. Esta vez se trató de una mujer, que aún no es identificada y que entró a unas oficinas de la empresa AT&T (a decir del uniforme de los empleados) para reclamar por el servicio, sí, seguramente no será la primera ni la última vez que un cliente llegue a quejarse de su línea telefónica, sin embargo, pocos como esta ¿señora?, quien llegó pegando el grito en el cielo y a los trabajadores también, despotricando maldiciones por todos lados y exigiendo que el gerente se presentara porque quería cancelar su contrato.

El (paciente) empleado que la atendía (además de parecerse a Javier Duarte), no lograba hacer más que pronunciar unas cuantas palabras y dejarla sacar todo el odio que traía a ver si así paraba, pero no.

La cliente insatisfecha aseguró que no iba a parar hasta que saliera del lugar libre del servicio, además, amenazó con golpearlos a todos y les reclamó el ser unos «pendejos» que trabajaban para una empresa que, según ella, había sido comprada por Donald Trump, al igual que todas las demás telefonías.

Al final, el gerente decidió enfrentarla de cerca y al parecer optó por cumplir el reclamo, cancelarle el servicio y hacerla salir lo más pronto posible de ahí, aunque claro, ella no paraba de culpar a Mister Donald por el pésimo servicio. Una actitud que claramente no le va a enorgullecer después de hacerse viral en la red.