Los bots están siempre presentes (aunque no siempre nos demos cuenta) y sus estrategias para envolverte y lograr que des clic en un enlace para aumentar su tráfico, enviarte virus o conseguir dinero son varias, la más común es aparentar que son chicas sexies.

En Instagram es muy común encontrarse con perfiles falsos que inesperadamente comienzan a seguirte y a querer interactuar contigo, tal como el ejemplo siguiente:

Instagram

Por supuesto que el perfil de “Judith_9314” no es el único caso de identidades falsas, un bot podría presentarse con cualquier nombre y hablar cualquier idioma, puede ser hombre o mujer, eso no importa, lo que les distingue es su insistente invitación a seguirlos a otra red social, buscar sus videos o charlar directamente con ellos a través de la webcam.

Pero Instagram no es la única red que presenta esta clase de amenazas, Facebook también y los ejemplos son similares.

Especial

Melania Barboza, se presenta en  Facebook como una “florista” que estudió en la Universidad Complutense de Madrid y en el Liceo Francés, es soltera  y sus fotos resultan muy llamativas para los varones pues en casi todas posa en bikini junto a otras jóvenes también en bikini, lo raro es que es una mujer de pocos amigos, apenas si cuenta con cien.

También te puede interesar: Así puedes saber qué apps tienen acceso a tus datos de Facebook

Sin duda se trata de otro de esos perfiles falsos creados para captar clientes en pseudonegocios o que pretenden ganar likes y fans ficticios, difundir virus o estafar a usuarios. De acuerdo con el último informe presentado por el “Security and Exchange Comission”, Facebook cuenta con 83 millones de cuentas falsas y aunque su objetivo es bloquear la mayor cantidad de estas a través de clasificadores automáticos que avisan de cualquier comportamiento sospechoso, así como indicadores y técnicas para discernir si una acción o cuenta es real, aún estas siguen circulando por la red.

Álvaro Falide, del colectivo de expertos en seguridad informática GSICKMINDS, comenta que, aunque estas redes sociales tienen mecanismos para detectar y bloquear perfiles, “deben ser cuidadosos a la hora de tratar con ellos para no cerrar cuentas de usuarios reales por error”. De acuerdo con él, la mayoría de perfiles falsos son bots “que se crean y gestionan automáticamente de forma masiva para llegar al mayor número de usuarios posibles y son fáciles de identificar por su frecuencia de publicación ya que suelen publicar todas las fotos el mismo día o son incoherentes”.

Instagram

Sin embargo, existen otros perfiles falsos que son creados y gestionados por personas reales y si el que está detrás de ellos suele ser muy hábil resultará difícil identificarlos.

También te puede interesar: Estos son los terribles riesgos que enfrentas cuando ves porno en tu Android

Rebecca por ejemplo, intentó ponerse en contacto con Álvaro, ¿será un bot o una persona real?, dice que estudió Matemáticas en la Universidad de Toulouse, es “commerçante de bijoux” y no tienen amigos en común. Él le pregunta si se conocen y  ella responde “no creo que yo no sé, pero me gustaría saber que si no te importa??”.

Facebook

Es la primera cita virtual y el investigador se siente atemorizado porque Rebecca le envíe un link que contenga un toryano y secuestre el disco duro de su computadora, así que intenta ser lo más cauteloso posible.

“Lo que buscan la mayoría de las veces es que accedas a un enlace para aumentar el tráfico en un sitio web o infectar tu equipo. Otras veces, en vez de intentar que accedas a un enlace, intentan directamente conseguir tu dinero, en una especie de renovación del famoso timo nigeriano, pero con chicas sexys como reclamo” – Falide.

¿Está cometiendo Rebecca —o quien se haya inventado esa identidad— un delito?

“Que yo sepa no. Los problemas legales con los que se pueden encontrar están relacionados con la suplantación de identidad, el uso de imágenes robadas a otros usuarios o el uso de la cuenta con fines lucrativos (mediante estafa)”, aclara Álvaro Faílde.

Rebecca pronto comienza a hacerle preguntas a su nuevo ciber amigo, quiere saber su edad y a qué se dedica,  él le cuenta que está trabajando en un artículo y siguiendo en streaming la actividad del Congreso. Ella, en cambio, está sola en su habitación, desnuda y pregunta si quiere verla por webcam.

Facebook

La conversación avanza y el nivel de tensión aumenta, Rebecca le llama a su amigo, pero él se niega a contestar, le pide una foto de él, pero este le envía una de su lugar de trabajo, ella le insiste y le manda otra en donde aparece con amigos, pero ella no está satisfecha: “Me gustaría ver a solo 10 minutos en cámara web”, “¿Tienes un hijos?”, “¿Le muestro mi coño hermosos ahora?”

Ante las negaciones del hombre Rebecca dejó de buscarlo durante un largo periodo de tiempo.

Este es sólo el ejemplo de muchos casos de bots e incluso personas malintencionadas que se ponen en contacto con otros para realizar actividades maliciosas, es por eso que necesitamos estar muy informados y mantenernos alerta, así evitaremos caer en las redes de estos sujetos.

Con información de Vice